Inspeccionan un criadero de perros en Burgos con "graves deficiencias" en sanidad animal

Guardia Civil

Se ha solicitado la confiscación de todos los animales al presentar evidentes síntomas de desnutrición.

La Guardia Civil ha inspeccionado un centro de cría y venta de perros ubicado en la comarca burgalesa de Odra-Pisuerga en el que se han detectado "graves deficiencias" tanto a nivel administrativo como en lo referente al bienestar y sanidad animal, por lo que se han levantado 21 actas denuncia.

 

Según ha informado la Guardia Civil, la masificación y desnutrición de los animales ha llevado a los agentes a solicitar su confiscación, circunstancia de la que no se tiene constancia se hubiera producido nunca antes en Castilla y León.

 

Los hechos han ocurrido hace unos días cuando agentes del Seprona de la Guardia Civil llevaron a cabo una inspección de un criadero de perros asentado en la comarca Odra-Pisuerga en presencia del propietario de las instalaciones.

 

En el recinto convivían cerca de 70 perros de distintas razas, tanto adultos como cachorros, en unas instalaciones que, según han asegurado las mismas fuentes, no cumplían las garantías de salubridad, higiene y acondicionamiento para los canes residentes. Además, la licencia medioambiental había sido concedida para albergar un número máximo de 50 ejemplares.

 

La Guardia Civil ha asegurado que en la inspección se detectaron deficiencias en cuanto a las dimensiones, características y material de construcción de las perreras; inexistencia de fosa séptica; carencia de espacio de aislamiento y el mínimo general para todos los animales.

 

"Algunos presentaban evidencias de desnutrición, siendo norma común la carencia de comida suficiente y sana, así como de agua", han relatado desde la Benemérita.

 

En el ámbito administrativo se detectaron "numerosas" cartillas sin la anotación de haber sido administrada la vacuna antirrábica. El titular tampoco pudo mostrar el libro de registro por carecer del mismo.

 

La gravedad de las infracciones observadas, que ha supuesto la confección de 21 actas de denuncia que serán remitidas a las administraciones correspondientes, redunda negativamente en el bienestar de los animales.