Iniesta le pone el picante a la victoria ante Bolivia

Fernando Torres, autor del primer gol de penalti

Entre el jugador manchego y Fernando Torres resuelven el primer amistoso de preparación para el Mundial. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

ESPAÑA: Reina; Azpilicueta, Piqué (Albiol, min.46), Javi Martínez, Alberto Moreno; Xavi (Busquets, min.61), Iturraspe, Cazorla (Silva, min.61), Pedro (Deulofeu, min.79), Mata (Iniesta, min.46); Torres (Cesc, min.61).

 

BOLIVIA: Quiñónez; Diego Bejarano, Equino, Raldes (Centeno, min.90), Gutiérrez, Marvin Bejarano; Melean (Miranda, min.65), Mojica (Arze, min.75); Chumacero (Danny Bejarano, min.65), Arce (Cardozo, min.75); Martins (Peña, min.82).

 

GOLES

   1 - 0, min.51, Torres, de penalti.

   2 - 0, min.84, Iniesta.

 

ÁRBITRO: Lorenc Jemini (ALB). Amonestó a Chumacero (min.41) en Bolivia.

 

-ESTADIO: Sánchez Pizjuán.

La selección española cubrió el expediente en el primer test previo al Mundial de Brasil tras imponerse (2-0), sin grandes alardes, al combinado de Bolivia gracias a los goles de Fernando Torres, que anotó desde el punto de penalti, y de Iniesta, que sentenció a poco del final con un lanzamiento ajustado al palo.

 

El equipo de Vicente del Bosque, cuya lista definitiva ofrecerá este sábado, vivió al son de Pedro --en la primera mitad-- y de Silva e Iniesta, en la segunda. El talento se asocia con facilidad y el tándem tardó poco en someter al combinado boliviano en el Sánchez Pizjuán, escenario dónde debutó un sobrio Iturraspe y el joven Deulofeu, que apenas dispuso de unos minutos.

 

Lejos de la versión que cautivó al 'planeta fútbol', y sin los jugadores de Real Madrid y Atlético, la 'Roja' respiró comodidad en la segunda mitad, con la salida de Iniesta. El de Fuentealbilla, el más aclamado por el público andaluz, dio un recital en los últimos metros y demostró sus galones a poco de afrontar el reto de revalidar el título.

 

España, que eligió a Bolivia en su afán de buscar un rival disponible y 'parecido' a Chile, fue de menos a más, sobre todo por las buenas intervenciones del meta Quiñónez, que detuvo un primer disparo de Xavi a los tres minutos y un cabezazo a Javi Martínez, imperial cuando el esférico se despegaba del verde.

 

Azpilicueta también lo intentó, dejando claro que --con la participación de Jordi Alba-- España puede tener dos laterales en Brasil que son gloria bendita. El del Chelsea la estrelló en el palo cuando restaba cuarto de hora para alcanzar el descanso. Los de Del Bosque rondaban el gol, pero no daban con la tecla.

 

En esas apareció Silva, de refresco, y --por supuesto-- la bandera de esta selección: Iniesta. España dio entonces un paso hacia adelante y aumentó la presión en el campo contrario. El habitual dominio del esférico se trasladó al infinito y, finalmente, 'la Roja' encontró el camino del gol con un dudoso penalti cometido sobre Javi Martínez.

 

El árbitro albano, que pidió la camiseta a Iniesta al término del encuentro, señaló penalti y Torres lo transformó al comienzo de la segunda mitad. El 1-0 tranquilizó el fútbol de la vigente campeona del mundo y forjó, sin apretar el acelerador, las mejores jugadas de un partido que comenzaba a pesar a la parroquia bolivariana.

 

Martins intentó coger algún balón a la espalda, pero las carencias en los metros finales definieron a la perfección al bloque de Azkargorta, bien organizado, pero sin el 'pubch' obligatoria para coquetear con la selección española. Para colmo, Iniesta les dio la puntilla en los últimos diez minutos.

 

Con el brazalete de capitán, por la sustitución de Xavi, el manchegó disparó con sutileza, ajustado al palo izquierdo de Quiñonez, y cerró la fiesta en el estadio nervionense. Busquets, en el último suspiro, lanzó al palo, pero el marcador no volvería a moverse. España abrochó así su primer test y piensa ya en Estados Unidos, donde jugará su segundo y último amistoso (frente a El Salvador) antes de la puesta de largo en el Mundial.