Infanta Cristina: "No sabía que el servicio doméstico estaba contratado con Aizoon"

Doña Cristina se ha desvinculado totalmente de la gestión tanto de Noos que recibió casi 6 millones de euros de las Administraciones balear y valenciana.

La Infanta doña Cristina ha respondido durante el interrogatorio del juez José Castro que desconocía que los empleados domésticos que trabajaban en su casa habían sido contratados a través de Aizoon, la empresa patrimonial que la Infanta compartía al 50 por ciento con Iñaki Urdagarín, informaron a Europa Press fuentes jurídicas. El interrogatorio se reanudó a las 12:56 horas, tras diez minutos de receso.

  

Según las mismas fuentes, Doña Cristina se ha desvinculado totalmente de la gestión tanto de Noos que recibió casi 6 millones de euros de las Administraciones balear y valenciana, como de Aizoon, la empresa patrimonial de la pareja a la que iban a parar una parte de los beneficios de la primera, pese que era una sociedad sin ánimo de lucro.

 

SONRIENTE Y NO TENSA

  

En cualquier caso, la Infanta dijo desconocer el funcionamiento y la gestión de las mismas, de lo que se ocupaba Iñaki Urdagarín. Las mismas fuentes indicaron que a Doña Cristina no se le ve tensa durante la declaración y que se muestra sonriente.

    

Por otra parte, Manuel Delgado, uno de los abogados de la acusación popular del Foro Cívico de Julio Anguita, ha asegurado que la Infanta Doña Cristina se está amparando en su declaración ante el juez José Castro en que ella confiaba en su marido en la gestión de las empresas en las que ella también participaba, en referencia a Noos y Aizoon.

 

95 POR CIENTO DE EVASIVAS

  

El letrado que ha hecho unas breves declaraciones en el receso del interrogatorio ordenado por el juez, ha asegurado que la Infanta está respondiendo con muchas evasivas y que en muchos temas la respuesta habitual es "no sabe, no contesta". En este sentido explicó que el 95 por ciento de las respuestas son evasivas.

 

Asimismo, el abogado de la acusación ha explicado que la Infanta ha acudido al interrogatorio muy preparada y que en todo momento está delegando en su esposo Iñaki Urdagarín la gestión de las empresas por las que ha sido imputada por los delitos de blanqueo de capitales y delito fiscal.

   

La hija del Rey don Juan Carlos llegó a las dependencias judiciales a las 9.45 horas, momento en el que hizo su aparición, tras descender en coche la rampa de 40 metros cuadrados que separa la calle de la puerta trasera del edificio, ante los más de 200 periodistas que aguardaban su llegada.

 

 Sin dejar de sonreír en todo momento, la Duquesa de Palma descendió de su vehículo, un Ford Focus negro, que le ha trasladado desde el aeropuerto de Son Sant Joan hasta las dependencias judiciales. Junto a ella iba uno de sus abogados, Miguel Roca. Tras ello, la Infanta, ataviada con camisa blanca, chaqueta negra y un pantalón gris oscuro, ha recorrido los escasos metros que separaban el automóvil de la puerta de acceso al Juzgado para dirigir saludar con un "buenos días" a los cámaras y redactores congregados y, posteriormente, se ha introducido en el inmueble.

 

La Infanta Cristina declara así más de dos años después de que su nombre apareciese en el foco de las investigaciones del caso Nóos, prácticamente desde el momento en que, a finales de 2011, la Fiscalía Anticorrupción apuntase a Aizoon -mercantil de la que la Duquesa de Palma es copropietaria junto a su marido, Iñaki Urdangarín- como una de las empresas 'pantalla' que integraban el entramado societario dirigido a desviar los fondos obtenidos por parte del Instituto Nóos de las Administraciones públicas.

   

El primero en llegar ha sido el propio Castro, quien ha aparecido en los Juzgados en torno a las siete, mientras que a partir de las nueve han comenzado a llegar algunos de los abogados asistentes en la comparecencia. Así, a las 9.10 horas ha hecho acto de presencia el letrado del exsocio de Iñaki Urdangarin, Diego Torres, y posteriormente el de la acusación popular Frente Cívico Somos Mayoría, Manuel Delgado; el del Duque, Mario Pascual Vives, y tres de los defensores de la Infanta, entre ellos Jesús María Silva y Jaume Riutord, quienes han afirmado que su patrocinada se encontraba "muy tranquila".

 

 Por su parte, los fiscales anticorrupción Pedro Horrach y Miguel Ángel Subirán han llegado a las 9.40 horas, cinco minutos antes de que lo hiciese la Infanta.

   

Sin embargo, pasadas las 7.30 horas, poco después de amanecer en Palma de Mallorca, decenas de periodistas ya ocupaban la calle Pallerades, donde se sitúa la famosa cuesta que da acceso a los juzgados de instrucción.

   

De hecho, el barrio de la capital balear donde está ubicado el edificio judicial, estaba, a esa hora, literalmente tomado por representantes de los medios de comunicación y por la Policía, y al menos medio centenar de agentes se agolpaban en los aledaños a la entrada trasera del inmueble antes de que llegaran las 8.00 horas, momento señalado para que los periodistas pudieran acceder a la rampa siguiendo un riguroso orden fijado por los servicios de prensa del juzgado.

Noticias relacionadas