INEA y Ayuntamiento de Valladolid, diez años de la mano para huertos ecológicos

El alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, en uno de los huertos ecológicos. TRIBUNA

Los huertos ecológicos inician una nueva temporada con la entrega de 36 nuevas parcelas, en un acto que ha contado con la presencia del alcalde, Francisco Javier León de la Riva.

La Escuela de Ingeniería Agrícola (INEA) y el Ayuntamiento de Valladolid cumplen este año la décima campaña de huertos ecológicos, un recurso disfrutado por unos 800 jubilados y que en esta temporada contará con un Banco de Alimentos Frescos, una iniciativa que hace posible la donación de los productos obtenidos en el campo para aliviar las necesidades de las familias usuarias de Red Íncola.

 

Los huertos ecológicos inician una nueva temporada con la entrega de 36 nuevas parcelas, en un acto que ha contado con la presencia del alcalde, Francisco Javier León de la Riva, y del director del centro, Félix Revilla Grande.

 

Los 36 huertos disponibles para nueva adjudicación se ceden a otros tantos mayores de 60 años a los que han accedido mediante sorteo, y con la condición de que sea para beneficio propio. Tan sólo en el mercadillo ecológico y solidario, que este año se celebra el 29 de agosto, se venden los productos con fines benéficos, han informado a Europa Press fuentes municipales.

 

Durante esta campaña 2014 se suma por primera vez el Banco de Alimentos Frescos, un recurso que permitirá a los hortelanos donar productos de la huerta para aliviar la situación de familias usuarias de Red Íncola.

 

Según las estimaciones, las 435 parcelas de INEA -que ocupan una superficie de 4,5 hectáreas- producen alrededor de 170.000 kilos de hortalizas al año y, en muchas ocasiones, los propios jubilados están deseosos de entregar parte de su cosecha a familiares y solidariamente al Banco de Alimentos Frescos creado con financiación de la Caixa.

 

La producción ecológica de cada una de las parcelas está garantizada gracias a que INEA dispone de un vivero de planta hortícola ecológica de Castilla y León. Este espacio abastece a la totalidad de los hortelanos de la zona lo que hace posible mantener la cadena ecológica en la producción de los huertos. Además, INEA posee su propia área específica de cultivo ecológico de plantas y frutos para consumo doméstico.