Íker y Sara, Casillas y Carbonero... Ella no quería y ya sabemos cómo empezó todo

Sara Carbonero e Íker Casillas

Iker y Sara son la viva estampa de la felicidad. Junto a su pequeño Martín han conseguido formar la familia que tanto deseaban, pero ¿cómo nació el amor entre ambos? Gracias al nuevo número de Vanity Fair conocemos cómo fue el comienzo de esta relación de cuento.

 

La revista ha contactado con amigos y compañeros de la pareja que han desvelado detalles hasta ahora no contados. Susana Guasch, amiga y compañera de la periodista, cuenta que en un principio Carbonero no era un poco reacia a confiar en Casillas: "Hablaban por teléfono a menudo, por temas de trabajo, pero Sara no estaba muy por la labor. Ya sabes la fama que tienen los futbolistas en general".

 

Pero esa barrera no fue un impedimento para el portero que tras romper con Eva González había descubierto al verdadero amor de su vida. "Él intentaba conquistarla a toda costa y a ella le gustaba mucho, pero le daba mucho miedo todo el lío mediático que se iba a montar", explica Nira Juanco, reportera de automovilismo, amiga y compañera de La Sexta.

 

Todas las dudas de la periodista se disiparon en una fecha muy señalada para ella: el día de su cumpleaños. Como cuenta Susana Guasch, esa noche Casillas consiguió convencer a Sara de que lo suyo era sincero: "Iker me llamó para darle una sorpresa a Sara por su cumple. Quería demostrar que le interesaba de verdad. Esa noche las chicas fuimos al teatro y me compinché con él. No paró de mandarme mensajes durante toda la obra. ¡Nervioso, inquieto! Sara se enfadaba conmigo porque no le quería enseñar lo que tenía en el móvil. Después nos fuimos a cenar y allí apareció él a las 12 de la noche en el restaurante, con regalo incluido. Ella se quedó petrificada. A partir de ahí la relación ya fue imparable".

 

Desde ahí el resto de la historia ha sido relatada en innumerables portadas de revistas, e incluso, ambos han protagonizado un momento que pasará a la historia de la televisión: su beso tras ganar el mundial en Sudáfrica 2010. "La imagen del beso es de las más bonitas que he visto en la historia de la televisión. Iker se lo dio porque le salió del alma. Ella había estado en el punto de mira de todos, así que en el fondo se sentía agradecida, aunque la pilló completamente por sorpresa", añade la presentadora Nira Juanco a la revista.