IKEA Valladolid recauda 17.800 euros para ACNUR en la campaña 'El poder de la luz'

Por cada bombilla LED adquirida por los clientes de todo el mundo, la Fundación IKEA dona 1 euro a la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Fundación IKEA anuncian los resultados obtenidos con su campaña El Poder de la Luz. En la tienda de IKEA Valladolid se han recaudado 17.803 euros. En total, la Fundación IKEA donará 7,7 millones de euros a ACNUR, de los que casi medio millón han sido obtenidos en las 15 tiendas de IKEA Ibérica en España.

 

Con los 7,7 millones de euros conseguidos gracias a los clientes de todas las tiendas IKEA del mundo, ACNUR podrá suministrar luz y energía sostenible a los más de 350.000 niños y a sus familias que viven en los campos de refugiados de Etiopía, Chad, Bangladesh y Jordania, proporcionándoles farolas solares, lámparas solares y otros sistemas de energía renovable, como cocinas de bajo consumo. La campaña también ayudará a mejorar la calidad de la educación primaria.

 

Actualmente existen casi 10,5 millones de refugiados en todo el mundo, la mitad de los cuales son niños. Algunos refugiados no tienen otra opción que vivir en campamentos, donde la ausencia o escasez de luz al anochecer provoca graves problemas de seguridad. Cosas tan sencillas como ir al baño, coger agua o volver al refugio desde cualquier lugar pueden llegar a ser complicadas y peligrosas, sobre todo para las mujeres y las niñas.

 

Las mejoras que se podrán llevar a cabo gracias a la campaña harán que estos campos sean más seguros y sostenibles tanto para los niños como para sus familias. Por ejemplo, con una sola farola solar, unos 300 refugiados pueden moverse de noche con tranquilidad y con una lámpara solar una familia de cinco miembros puede cenar o ayudar a los niños a hacer los deberes cuando ya ha anochecido.

 

“La falta de iluminación y energía afecta de manera muy directa a la seguridad y la educación de millones de refugiados de todo el mundo, sobre todo a las mujeres y las niñas. Estamos muy agradecidos a los clientes y empleados de IKEA por su importante contribución, por ayudarnos a abastecer de luz y energía a las personas más vulnerables del planeta”, afirma Antonio Guterres, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

 

“Estamos muy orgullosos de los resultados de esta primera edición de El Poder de la Luz, que han superado con creces los objetivos que nos habíamos marcado”, señala Belén Frau, directora general de IKEA Ibérica. “Nuestros clientes, nuestrastiendas y empleados se han volcado, una vez más, con una iniciativa que nos permite ayudar a mejorar las difíciles vidas de millones de personas”.