Iglesias echa mano de su tono más duro y reprocha a Sánchez echarse en brazos de las 'oligarquías'

Pablo Iglesias e Irene Montero en rueda de prensa en el Congreso

No obstante, le ha tendido mano si decide rectificar y formar un gobierno "progresista".

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha recuperado en su estreno en la tribuna del Congreso durante el Pleno de investidura el tono más duro y combativo de sus orígenes para acusar al candidato a La Moncloa, el socialista Pedro Sánchez, de haber olvidado sus principios y haber "capitulado" ante "las oligarquías" y "los poderes fácticos financieros" por pactar con Ciudadanos, al que se ha referido como "la naranja mecánica". No obstante, le ha tendido mano si decide rectificar y formar un gobierno "progresista".

 

"Merecer el odio de los que envenenan al pueblo debe ser una honra", ha defendido el líder del partido emergente, citando precisamente al fundador del PSOE, Pablo Iglesias, con quien comparte nombre, para exigir a Sánchez que rompa su acuerdo con Ciudadanos que le acerca al PP, y esté "a la altura de sus siglas".

 

Así, le ha pedido a Sánchez que atienda a los principios instaurados por el fundador socialista, y desconfíe de los que en su partido "tienen machado su pasado de cal viva", en referencia a los GAL y al expresidente del Gobierno Felipe González, que según Iglesias, convirtió al PSOE "en el partido del crimen de Estado".

 

También le ha pedido que desconfíe de Ciudadanos y su líder, Albert Rivera, a quien ha descrito como el verdadero "triunfador" de esta investidura "a costa del señor Sánchez", pues, según Iglesias, "no dudará en entregarle al PP en cuanto tenga ocasión"; a un partido "fundado por siete ministros de la Dictadura", ha recordado.

 

"En el engaño nada florece, de la verdad todo es posible. Libertad, justicia y democracia", ha concluido el líder de la formación morada la que ha sido su primera intervención en el Congreso, citando la proclama del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).