Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Identifican un biomarcador que predice la supervivencia de pacientes con cáncer renal

Investigadores del Vall d'Hebron Institut de Recerca (Vhir) han identificado por primera vez un biomarcador, bautizado como 'pstat-2ser727', presente en los tumores de cáncer renal de célula clara que predice la supervivencia de los pacientes.

El estudio ha estado liderado por la responsable del grupo de Fisiología Renal del Vhir, Anna Meseguer, en colaboración con el Servicio de Urología y Anatomía Patológica del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, y ha sido publicado en la revista 'Cancer Research'.

Los investigadores han analizado a cerca de un centenar de pacientes afectados por este cáncer y atendidos en el Vall d'Hebron en los últimos cinco años, por lo que han concluido que tumores clasificados en un mismo grupo de riesgo y aparentemente similares "pueden comportarse de forma muy diferente" y determinar supervivencias que van de los 17 hasta más de 70 meses.

El cáncer renal de célula clara (ccRCC) es el tipo más agresivo y frecuente de todas las formas de cáncer renal, caracterizado por la falta de síntomas o anomalías bioquímicas que permitan su detección, por lo que actualmente no existen métodos de diagnóstico y pronóstico y normalmente "se descubre por sorpresa".

"Cerca del 30% de los pacientes con ccRCC se diagnostican demasiado tarde, generalmente de forma incidental cuando se someten a otra prueba de imagen para el estudio de otros síntomas", ha añadido el médico del Servicio de Urología del Vall d'Hebron Enric Trilla.

En estos casos, la tasa de mortalidad alcanza el 95%, y en otro tercio de pacientes en los que se llega a extirpar el riñón también se desarrolla metástasis en los meses posteriores a la cirugía.

Los investigadores consideran que con el descubrimiento del biomarcador pstat-2ser727, protegido con una patente europea, sería posible desarrollar un sistema para introducirlo de forma rutinaria y poder clasificar mejor a los pacientes y hacer un seguimiento y tratamiento más preciso de los mismos.

De este modo se podría evitar la extirpación de tumores inferiores a 4 centímetros de diámetro si se determina que son de buen pronóstico, ya que en pacientes con edad avanzada los problemas cardiovasculares y la diabetes pueden ser contraproducente, ha indicado el trabajo.