Identifican nuevas opciones de tratamiento para el cáncer de intestino

Un equipo de investigadores han descubierto los procesos genéticos que causan determinados tipos de cáncer de intestino, con estudios en ratones. 

 

Usando este conocimiento, identificaron medicamentos contra el cáncer que se dirigen a estos genes, de forma que sus hallazgos ofrecen la oportunidad de desarrollar un tratamiento personalizado basado en el perfil genético de una persona, según publica 'Cancer Cell'.

 

Más de un millón de personas desarrollan cáncer de intestino cada año, que es una de las causas más comunes de muerte en los pacientes de cáncer. Uno de cada diez cánceres de colon son causados por mutaciones en el gen BRAF, un gen comúnmente asociado con los cánceres de piel y, aunque se han desarrollado con éxito tratamientoscontra las mutaciones BRAF en los cánceres de piel, estos no han sido eficaces contra las mutaciones BRAF en el cáncer de colon.

 

"Nuestro enfoque encapsula el objetivo de la genómica del cáncer: para descubrir cambios en el ADN responsable del desarrollo de cáncer y determinar los talones de Aquiles del cáncer con el fin de identificar nuevos tratamientos", explica el profesor Roland Rad, autor principal de la Universidad Técnica de Munich y el Centro Alemán de Investigación Oncológica.

 

"Nuestros estudios en ratones revelaron cómo los genes cooperan para causar un subconjunto específico de cáncer de colon. Identificamos los actores principales, el orden en el que se producen durante la progresión tumoral y cómo los procesos moleculares convierten el crecimiento celular relativamente benigno en cánceres mortales. Tales procesos son dianas para nuevos tratamientos", concreta.

 

El equipo analizó el desarrollo de cáncer de intestino asociado a BRAF en ratones, reemplazando el gen normal con una versión que contiene una mutación idéntica a la de los cánceres humanos. Los ratones con el gen BRAF mutado desarrollaron pólipos hiperplásicos, es decir, un crecimiento anormal de los haces de células en la pared de su intestino, unos pólipos que progresaron de crecimientos benignos a cánceres malignos.

 

En los ratones mutantes, el equipo descubrió el proceso paso a paso de las alteraciones genéticas que impulsan el desarrollo de este tipo de cáncer de colon. Algunas alteraciones activan los genes BRAF, haciéndolos potencialmente cancerosos, y otras interrumpen las proteínas de protección, como p53, inactivando su capacidad para suprimir la progresión del cáncer.

 

"La comprensión de la estructura genética de distintos subtipos de cáncer colorrectal guiará las decisiones terapéuticas en el futuro", dice el autor principal, Allan Bradley, del 'Wellcome Trust Sanger Institute', en Reino Unido. "Nuestra capacidad para diseñar alteraciones genéticas específicas en ratones nos permite estudiar la función de los genes del cáncer y modelar los subtipos específicos de cáncer a nivel del organismo. Estos modelos de ratones también son de gran valor para probar medicamentos contra el cáncer antes de utilizarlos en los ensayos clínicos", añade.

 

El equipo probó una amplia gama de fármacos existentes y candidatos por su capacidad de ralentizar o prevenir el crecimiento de cáncer de colon de ratón y células de cáncer de colon humano, buscando varios enfoques altamente eficaces. Estos fueron probados individualmente o en combinación para encontrar las terapias más potentes.

 

El equipo encontró múltiples fármacos y combinaciones de fármacos que son eficaces contra las células de cáncer de colon humano. Estos resultados son prometedores para tratamientos alternativos de segunda o tercera línea después de la resistencia a la primera ronda de tratamiento.

 

"Nuestros resultados ilustran el poder de la combinación de la información genómica con la detección de drogas a gran escala para proporcionar nuevas estrategias de tratamiento específicas para los pacientes con subtipos específicos de cáncer", concluye el doctor Ultan McDermott, del 'Wellcome Trust Sanger Institute'.