Iberdrola revisa más de 23.300 kilómetros de líneas eléctricas en la región para asegurar el suministro

Ignacio Galán, con trabajadores  de Iberdrola (Foto: Iberdrola)

La compañía ha inspeccionado en 2015 líneas de muy alta, alta y media tensión de cara a garantizar su fiabilidad y funcionamiento en las mejores condiciones, actividad que desarrolla en el marco de los trabajos de mejora y mantenimiento de las infraestructuras de redes que lleva a cabo la empresa.

 

Iberdrola Distribución ha revisado durante el pasado año 2015 más de 23.300 kilómetros de sus líneas eléctricas en Castilla y León para reforzar la seguridad de suministro y con el objetivo último de seguir mejorando la calidad del servicio que ofrece.

 

La compañía ha inspeccionado líneas de muy alta, alta y media tensión de cara a garantizar su fiabilidad y funcionamiento en las mejores condiciones frente a las inclemencias meteorológicas.

 

 

De esta manera, Iberdrola ha realizado a lo largo de los últimos 12 meses revisiones ordinarias en 14.473 kilómetros de líneas, así como más exhaustivas en otros 1.507 kilómetros. Además, ha analizado utilizando termografía 927 kilómetros y ha realizado labores de poda y mantenimiento de pasillos eléctricos en 6.474 kilómetros.

 

Respecto a la revisión ordinaria de estos 14.473 kilómetros, está orientada a detectar posibles anomalías en los elementos que componen este tipo de instalaciones: aisladores, conductores, herrajes, apoyos, etcétera, dañados por rayos, arbolado, obras de construcción o edificaciones próximas, entre otras causas.

 

Asimismo, la empresa ha realizado un reconocimiento exhaustivo de los apoyos eléctricos, así como las mediciones necesarias para la detección de posibles anomalías, en 1.507 kilómetros de sus tendidos.

 

La compañía también ha comprobado por infrarrojos -análisis termográfico- 927 kilómetros de líneas. Esta acción consiste en el reconocimiento de las infraestructuras eléctricas mediante cámaras termográficas transportadas en helicóptero o por un equipo de operarios a pie. Se mide así la temperatura de las instalaciones, lo que permite detectar aquellos puntos en las que éstas son inadecuadamente altas -denominados calientes- para corregirlos y asegurar el suministro ante una posible punta de demanda.

 

Por último, Iberdrola ha realizado trabajos de limpieza de los pasillos por donde discurren las líneas, podando aquellos árboles que presentaban un mayor riesgo de contactar con los tendidos a lo largo de 6.474 kilómetros de líneas.

 

La campaña de revisión de líneas eléctricas se enmarca dentro de las labores de mejora de las instalaciones eléctricas de la compañía, con el objetivo de seguir incrementando la calidad y seguridad del suministro de energía en Castilla y León.