Iberdrola ganó 2.841 millones de euros en el año 2012 gracias al crecimiento internacional

El beneficio neto internacional aumenta un 35%, hasta los 1.979 millones €, y aporta ya un 70% del total

IBERDROLA ha obtenido un beneficio neto durante 2012 de 2.840,7 millones €, un 1,3% más que en el ejercicio anterior. Este comportamiento se debe, fundamentalmente, a la buena evolución de los negocios internacionales - que ya representan un 70% del total- cuyo beneficio neto ha mejorado un 35% hasta alcanzar los 1.979 millones €. En España –que sólo aporta un 30% del beneficio neto- desciende un 36% hasta los 862 millones €, situándose en niveles del año 2000 a pesar de las inversiones de más de 21.000 millones € realizadas por la Compañía en el país desde 2001.

 

Por otro lado, el Consejo de Administración del Grupo ha aprobado la convocatoria de la Junta General de Accionistas para el próximo 22 de marzo, con una prima de asistencia a la misma de 0,005 euros brutos por acción. 

 

El Grupo se sitúa así como una de las compañías europeas que ha logrado mantener sus resultados estables desde el comienzo de la crisis, ya que desde 2008 su beneficio neto se ha mantenido por encima de los 2.800 millones € ejercicio tras ejercicio. El resultado obtenido en 2012 ha sido posible, además, a pesar de los saneamientos realizados por importe de 428,7 millones € y relacionados con costes de promoción de parques eólicos, con la cartera de proyectos de Alberta Hub y con la cartera de Gamesa. 

 

El beneficio bruto de explotación (Ebitda) se ha situado en 7.726,6 millones €, un 1% más que en el anterior ejercicio. Por negocios, crece el Ebitda del área de generación y comercial – 2.355,2 millones €, un 3,7% más – y de renovables, cuyo Ebitda mejora un 13,8% hasta los 1.620,3 millones €, mientras que el área de redes se sitúa en 3.773,7 millones €. Los negocios regulados representan el 75% del Ebitda total de IBERDROLA.

 

En lo que se refiere al área renovable, el Ebitda se ha incrementado un 13,8% hasta 1.620,3 millones € y, excluyendo los resultados del negocio térmico en Estados Unidos, el crecimiento se habría situado en el 15,8%. Estos resultados provienen de una mejora en el comportamiento del negocio, ya que el crecimiento de la capacidad operativa (+4%) y el incremento del factor de carga han provocado un aumento de la producción (+10,7%) en todas las áreas geográficas, y del aumento de los precios y la mejora de la eficiencia. Con todo ello, la capacidad instalada ha superado los 14.000 megavatios (MW) y la producción se ha situado cerca de los 32.000 gigavatios hora (GWh).

 

El flujo de caja operativo (operating cash flow) alcanza los 6.196,4 millones €, un 2,5% más. Las ventas ascienden a 34.201 millones €, presentando un crecimiento del 8,1%, mientras que el margen bruto se sitúa en 12.578 millones € y mejora un 4,6%, gracias principalmente a la mayor actividad internacional y al efecto del tipo de cambio. El beneficio operativo (Ebit) del Grupo ha experimentado un descenso del 2,8% y se ha situado en 4.376,9 millones €.

 

Avance en el cumplimiento de las perspectivas 2012-2014

Durante el año pasado, IBERDROLA ha avanzado en el cumplimiento de sus perspectivas para el periodo 2012 – 2014. La Compañía ha llevado a cabo desinversiones en activos no estratégicos por valor de 850 millones € y considera que los 2.000 millones € que prevé desinvertir en el trienio serán suficientes para alcanzar sus objetivos.  

 

Entre estas operaciones se encuentran las ventas de activos renovables en Francia y Alemania, de los activos de gas en Estados Unidos y México y de las participaciones en Medgaz y Euskaltel.

 

Asimismo, el Grupo ha continuado ajustando su ritmo inversor hasta situarlo en 3.259 millones €. De esta cantidad, un 61% se ha destinado a redes, con lo que se pone de manifiesto la apuesta de IBERDROLA por los negocios con retornos más seguros y predecibles.

 

De acuerdo a las perspectivas 2012-2014, durante el pasado ejercicio la Compañía ha continuado avanzando en la solidez de su balance. Al cierre del ejercicio, la liquidez del Grupo se situaba en 12.043 millones €, cantidad suficiente para hacer frente a las necesidades financieras de más de tres años.

 

IBERDROLA también ha continuado con la reducción de su deuda, que se ha situado al cierre de 2012 en 30.324 millones €, 1.381 millones € menos que el año anterior. Sin tener en cuenta los 2.409 millones € pendientes de cobro del déficit de tarifa, la deuda de IBERDROLA es de 27.915 millones €. El apalancamiento - ex déficit – se ha reducido hasta situarse en el 45%, si bien alcanza el 47,1% si se tiene en cuenta la deuda eléctrica.

 

El vencimiento medio de la deuda se mantiene en 6,2 años y su coste medio desciende hasta situarse en el 4,51%.

 

El Grupo también sigue mejorando la solidez de sus ratios financieros, situando la relación entre los fondos generados en operaciones (FFO) y la deuda neta y entre el flujo de caja retenido (RCF) y la deuda neta en el 20,4% y el 17,1%, respectivamente – incluyendo también el déficit de tarifa-.

 

Convocatoria de la Junta General de Accionistas

El Consejo de Administración de IBERDROLA ha aprobado, en la reunión celebrada a última hora de ayer en Bilbao, convocar la Junta General de Accionistas de la Compañía para el viernes 22 de marzo en primera convocatoria o el sábado 23 de marzo en segunda.

 

El máximo órgano de gestión de la Sociedad ha acordado el pago de una prima de asistencia de 0,005 € brutos por cada acción (5 € por cada 1.000 títulos) a los accionistas presentes o representados en la próxima Junta.

 

Asimismo, el Consejo de Administración de IBERDROLA ha decidido que propondrá a la Junta General que la remuneración total al accionista correspondiente al ejercicio 2012 se sitúe en torno a los 0,3 € brutos por título.

 

Esta propuesta contempla, por un lado, los 0,143 € brutos por acción correspondientes al precio del compromiso de compra de los derechos de asignación gratuita abonados el pasado mes de enero en el marco del programa Iberdrola Dividendo Flexible, que permite a los accionistas elegir entre recibir acciones de IBERDROLA de forma gratuita o recibir efectivo vendiendo sus derechos de asignación gratuita a la Compañía o en el mercado. Por otro lado, y en el marco de la puesta en marcha, este verano, de una nueva edición del citado programa, la Empresa asumiría un compromiso de compra de, al menos, 0,127 € brutos por derecho.

 

En este sentido, entre los puntos del orden del día de la próxima Junta General de Accionistas de IBERDROLA figura también la aprobación de dos aumentos de capital social liberados: el primero de ellos por un valor de mercado de referencia máximo de 883 millones € y el segundo por un importe de hasta 1.021 millones €, para la asignación gratuita de nuevos títulos a los accionistas.

 

Reducción del 2,4% del capital social

El Consejo de Administración también propondrá a la Junta la aprobación de una reducción del capital social del 2,4%, que se llevará a cabo mediante la amortización de alrededor de 87,9 millones de acciones propias en cartera de IBERDROLA, representativas del 1,4% del capital, y la adquisición de acciones propias representativas de un máximo del 1% del capital -unos 62,8 millones de títulos- a través de un programa de recompra para su amortización.

 

La mejora de la situación financiera de la Compañía, tras las desinversiones y la titulización del déficit, permite poner en marcha este programa de recompra que contribuye a la mejora de la retribución al accionista.

 

Este programa, que adicionalmente incluirá la recompra de un 0,1% del capital destinado a cumplir las obligaciones derivadas del plan de asignación de acciones ofrecido a los empleados, permanecerá vigente hasta, como máximo, el próximo 31 de mayo.

 

La aprobación de esta propuesta supondrá un beneficio para todos los accionistas de IBERDROLA, que verán incrementado el beneficio por acción (BPA).

 

Asimismo, se someterá a la Junta de IBERDROLA la ratificación del nombramiento como consejero por cooptación de Manuel Lagares Gómez-Abascal, como consejero dominical en representación del Banco Financiero y de Ahorros, S.A., anunciado por la Compañía el 21 de agosto del año pasado.

 

Tras someter a la aprobación de la Junta General las cuentas anuales individuales y consolidadas y los informes de gestión correspondientes al año 2012, se solicitará la aprobación de la gestión y actuación del Consejo de Administración durante dicho ejercicio, así como la reelección del auditor de cuentas de la Sociedad y de su grupo [Ernst & Young, S.L.] para 2013.

Por otro lado, el Consejo de la Compañía propondrá la introducción de diversas modificaciones en los Estatutos Sociales para adaptarlos a las últimas modificaciones legislativas e introducir mejoras técnicas. Además, se solicitará autorización para la constitución y dotación de asociaciones, entidades y fundaciones con el límite máximo de 12 millones € anuales. Finalmente, se llevará a cabo una votación consultiva del Informe anual sobre remuneraciones de los consejeros.

 

Perspectivas de IBERDROLA para 2013

El ejercicio 2013 estará marcado por un entorno de crecimiento en Reino Unido, Estados Unidos y Latinoamérica, países en los que IBERDROLA prevé centrar sus inversiones.

 

Por otro lado, el Grupo continuará reduciendo su deuda en un escenario de generación de ‘cash flow’ en todos los negocios, con liquidez suficiente para cubrir las necesidades financieras de más de tres años, y con el programa de desinversiones en activos y países no estratégicos en marcha.

 

En cuanto a las diferentes áreas de negocio, las previsiones apuntan para el presente ejercicio 2013 a un crecimiento en el área de redes de Reino Unido y Estados Unidos, a un incremento en la base de clientes y de las ventas en Reino Unido y a una mayor producción tanto hidroeléctrica como eólica en España.

 

En este contexto, el Grupo estará capacitado para contener los riesgos que se presenten, gracias a un modelo de gestión que se sostiene en la fortaleza de su balance, la diversificación internacional y un mix de negocio de bajo riesgo, centrado en las actividades más estables y predecibles.

 

IBERDROLA se encuentra por tanto en posición de cumplir con las perspectivas establecidas para el periodo 2012-2014, dirigidas fundamentalmente a fortalecer la estructura financiera de la Compañía y mantener los resultados. Para ello, la estrategia del Grupo se orientará a la reducción de la deuda, el mantenimiento de las inversiones, la desinversión en activos y países no estratégicos y la mejora de la eficiencia.