Iberdrola celebra mañana su junta anual con un accionariado más atomizado y necesitado de dividendos

Ignacio Sánchez Galán
La compañía propondrá reducir un 2,4% el capital social y dará una prima de asistencia de 0,005 euros por acción


MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

Iberdrola celebra mañana viernes en Bilbao su junta general de accionistas, marcada de nuevo este año por la previsible ausencia de grandes hostilidades entre la dirección de la empresa y ACS, y por el progresivo repliegue de algunos de sus accionistas tradicionales, a los que la crisis ha obligado a reducir su participación en la eléctrica.

El recorte en las participaciones afecta especialmente a las antiguas cajas, incluidas las dos de mayor peso en Iberdrola, BFA-Bankia y Kutxabank, que han pasado en el último año del 5,2% al 5%, y del 5,4% al 4,9%, respectivamente, y que vienen cobrando presumiblemente los últimos dividendos flexibles en efectivo.

El último informe de gobierno corporativo de Iberdrola muestra además que ACS ha pasado de tener una participación del 18,8% el año pasado a un 5,6% en la actualidad, con lo que ha dejado de ser el principal accionista y queda lejos del 20% alcanzado a comienzos de 2011.

En este contexto de menor peso de inversores tradicionales, los accionistas internacionales han ido ganando poder, hasta el punto de que Qatar Holding, que nunca ha pedido entrar en el consejo, es ya el primer accionista, como un 8,1%. Además, el capital foráneo representa ya un 43% del total, tres puntos más que hace un año.

Iberdrola ofrecerá a este accionariado cada vez más atomizado un compromiso con el dividendo y un mensaje fuerte acerca de las líneas maestras hasta 2014 destinadas a mantener la fortaleza financiera y consolidar el crecimiento de los años anteriores.

Los accionistas que acudan a la junta recibirán una prima de asistencia de 0,005 euros por acción y deberán pronunciarse sobre el dividendo a cuenta de 2012, que se situará en torno a los 0,3 euros por título y que se seguirá pagando conforme al mecanismo de 'scrip dividend', en el que el inversor puede elegir entre acciones y efectivo.

Este importe incluye por un lado los 0,143 euros brutos del compromiso de compra de los derechos de asignación gratuita correspondientes al 'scrip dividend' y, por otro lado, otros 0,127 euros brutos por los derechos de la nueva edición del dividendo flexible que se pondrá en marcha este verano.

REDUCIR EL CAPITAL SOCIAL.

Mientras aplica este 'scrip dividend', que tiene un efecto dilutivo para los accionistas que cobran en efectivo, Iberdrola planea recortar en un 2,4% el capital social mediante un plan cuya aprobación someterá también al visto bueno de los accionistas.

El plan se llevará a cabo mediante la amortización de alrededor de 87,9 millones de acciones propias en cartera de Iberdrola, representativas del 1,4% del capital, y la adquisición de acciones propias representativas de un máximo del 1% del capital a través del programa de recompra, que ya se está llevando a cabo y que finalizará con la amortización de los títulos.

Este programa se pone en marcha tras la mejora de la situación financiera de la compañía tras las desinversiones y la titulización del déficit de tarifa, y contribuirá a la mejora de la retribución al accionista.

RATIFICACIONES.

En el orden del día también figuran la ratificación del nombramiento como consejero por cooptación de Manuel Lagares Gómez-Abascal, en representación de BFA-Bankia y la reelección de Ernst & Young como auditor de la compañía.

Además, se propondrá la introducción de diversas modificaciones en los estatutos sociales para adaptarlos a las últimas modificaciones legislativas e introducir mejoras técnicas, y habrá una votación consultiva sobre el informe anual sobre remuneraciones de los consejeros.

RESULTADOS Y PLANES.

Iberdrola informará a los accionistas acerca de sus resultados de 2012, que incluyen un beneficio de 2.841 millones gracias a la progresiva internacionalización, a pesar de la complejidad del entorno en el mercado español.

Además, les pondrá al corriente de su plan de negocio hasta 2014, en el que se compromete a apostar por las redes eléctricas y por las renovables, a las que dedicará inversiones por 8.820 millones, un 84% del total.