Iberaval y Caja España-Duero inyectan 128 millones para respaldar proyectos empresariales en Castilla y León

José Rolando Álvarez (Iberaval) y Carlos Ranera (director general de Banca Comercial de Caja España-Duero). BORIS GARCÍA

José Rolando Álvarez y Carlos Ranera firman un convenio que brinda nuevos apoyos en la formalización de préstamos de pymes y autónomos y que pone el foco en la internacionalización.

 

Caja España-Duero, entidad filial del Grupo Unicaja Banco, e Iberaval facilitarán 128 millones de euros a las pymes y los autónomos que ejercen su actividad en la Comunidad. Así lo establece el convenio sellado este jueves, en Valladolid, por el presidente de Iberaval, José Rolando Álvarez, y el director general de Banca Comercial de Caja España-Duero, Carlos Ranera.

 

Este acuerdo, referido a 2014 y 2015, que refuerza otro precedente de establecido en febrero de 2012, servirá para avanzar en una estrecha colaboración que, a día de hoy, hace que ambas entidades presenten un riesgo vivo conjunto de 109 millones de euros, repartido en 1.500 operaciones. En concreto, los casi 20 millones que restan por formalizarse, más de dos años y medio después de ponerse en marcha esta alianza estratégica, se dirigirán a expedientes referidos a nuevas inversiones, solicitudes de circulante, además de negocios internacionales.

 

El objetivo fundamental del documento es fortalecer y estrechar los lazos entre las redes de ambas entidades, con el compromiso fomentar operaciones destinadas a la internacionalización de las empresas y desarrollar nuevas líneas de negocio de cara al futuro.

 

En cuanto a la internacionalización, se incide en la financiación de las exportaciones e importaciones, pero también el respaldo a créditos documentarios de importación, así como las licitaciones en el extranjero, que constituyen un propósito claro a desarrollar.

 

Los préstamos derivados de este convenio se amoldan a plazos de devolución de hasta 15 años en los referidos a inversiones y de 12 años en circulante. En ambos casos, se permiten hasta dos años de carencia para favorecer aún más la amortización de los importes comprometidos. Los tipos de interés se establecerán según la calidad de cada proyecto, pero siempre aplicando un coste muy competitivo de mercado para pymes y autónomos.

 

Iberaval y Caja España-Duero mantienen una vinculación histórica, que hasta el momento les ha llevado a colaborar en casi 6.900 operaciones, por un valor global aproximado de 500 millones de euros, tramitado a través de las oficinas de Caja España-Duero, que cuenta con una amplia red de 616 sucursales, 511 de las cuales se encuentran en Castilla y León.

 

Durante 2014, ambas entidades han formalizado 250 expedientes de forma conjunta, por un importe de 16,5 millones de euros. Hace un año, esa cantidad apenas superaba los 12,2 millones de euros, y se repartía en 155 procedimientos.

 

El sector que más se beneficia de este respaldo financiero es el comercio, con cuatro de cada diez operaciones, seguido por la industria, con el 19%, los servicios, 15% y la hostelería y el turismo, con el 12%. El resto, se dirige a ámbitos como la construcción, el primario y los transportes.

 

Iberaval y Caja España-Duero forman parte del grupo de entidades crediticias con presencia en Castilla y León que han accedido al programa ADE Financia 2014 de la Junta de Castilla y León, que bonifica préstamos encaminados a dar soluciones para la obtención de garantías y para facilitar liquidez a las empresas. Concretamente, dos de cada tres operaciones aprobadas en Iberaval durante 2014 han contado con el respaldo de ese producto de la Agencia de Innovación, Financiación e Internacionalización Empresarial de Castilla y León.

 

ESTRECHA COOPERACIÓN

 

Caja España-Duero, entidad filial del Grupo Unicaja, se sitúa entre los principales socios protectores de la Sociedad de Garantía Recíproca Iberaval.

 

Además, ambas entidades forman parte del Consejo Financiero de Castilla y León –impulsado por el Gobierno autonómico-, junto a una decena de instituciones con presencia en la Comunidad. Todas ellas siguen trabajando con el Gobierno regional para aportar soluciones a asuntos económicos latentes, a partir de su experiencia y su amplio conocimiento de la realidad.

 

El acuerdo firmado por Caja España-Duero e Iberaval abre un nuevo horizonte de apoyo a los socios y determina que clientes actuales y futuros de la entidad financiera puedan acceder a garantías para lograr préstamos, con unas condiciones más holgadas en costes y plazos, y a una amplia gama de productos y servicios empresariales, en un contexto también ventajoso.