Iberaval formalizó el pasado año 2.669 avales y facilitó 125 millones a las pymes y autónomos

La actividad en avales financieros formalizados tanto en número de operaciones como en volumen total crece en 2012 casi un 8 por ciento respecto al ejercicio anterior.

La Junta General de Iberaval, celebrada en Burgos, ha aprobado hoy por unanimidad las cuentas de 2012, que indican que la Sociedad de Garantía Recíproca, tal y como ha informado el presidente, José Rolando Álvarez, durante el pasado año, formalizó 2.669 avales, un 16,5 por ciento del total de operaciones realizadas por todo el sistema de garantía recíproca español, lo que permitió facilitar 125 millones de euros destinados a préstamos a las pymes y autónomos.

  

La actividad en avales financieros formalizados, tanto en número de operaciones como en volumen total, crece en 2012 casi un 8 por ciento respecto al ejercicio anterior.

  

Este es el segundo año consecutivo que Iberaval incrementa la formalización de operaciones financieras, "un importante logro atendiendo a la evolución del sector en el último cuatrienio", según ha explicado Álvarez, quien ha incidido en su informe de gestión que "la economía real no puede permanecer ni un minuto más sin crédito".

  

En cuanto al riesgo vivo (operaciones que están en vigor) -que incluye avales financieros, técnicos y otros- alcanzó a 31 de diciembre la cifra de 544 millones de euros con un total de 11.374 avales en vigor.

  

Se cumplen así las previsiones del Plan Estratégico de la Sociedad , vigente hasta el ejercicio 2014 y con un objetivo "de estabilidad frente a las dificultades económicas actuales" y más aún teniendo en cuenta la importancia histórica de los avales técnicos y la caída de la licitación pública.

  

El ratio de solvencia de Iberaval se situó en el 12,9 por ciento, frente al 12,4 por ciento del ejercicio anterior, por lo que ha superado  la exigencia normativa actual del Banco de España para entidades financieras, mientras tanto el crecimiento del ratio de morosidad se ha moderado en el ejercicio 2012 y se sitúa en el 3,5 por ciento.

  

"Nuestras pymes y autónomos afrontan tremendas dificultades en estos momentos de profunda crisis pero resisten con fuerza y están consiguiendo plantar cara a las elevadas cifras de siniestralidad que se evidencian en todos los ámbitos y sectores del país", ha aseverado José Rolando Álvarez.

 

CAPITAL SOCIAL

  

El capital social suscrito de Iberaval asciende a casi 43 millones de euros al 31 de diciembre de 2012, con un incremento del 8,6 por ciento con respecto al cierre del ejercicio anterior y al respecto, Álvarez ha destacado el crecimiento "significativo" habido en los últimos ejercicios como consecuencia de la política vigente referente al capital para los socios partícipes, pymes y autónomos, en función del riesgo de su aval y para las entidades financieras colaboradoras.

  

Los recursos propios computables de Iberaval ascendían a 77,3 millones de euros al finalizar el ejercicio 2012, con un incremento del 1,8 por ciento respecto al año anterior. Su evolución es creciente año tras año, tanto por el aumento del capital social suscrito y desembolsado como por el mayor importe del fondo de provisiones técnicas. Este es el principal motivo de la obtención de superávit sobre los requerimientos normativos del Banco de España y la consecución de ratios de solvencia cada vez más positivos.

  

Al 31 de diciembre de 2012 un total de 19.278 socios participan en su capital social, casi un 6 por ciento más que al término del ejercicio anterior. Uno de cada seis socios del sistema de garantía recíproca español que suman las 23 SGR pertenece Iberaval.

  

En 2012 se han incorporado 1.056 nuevos socios, lo que supone más de la mitad del total de altas de todo el sector en España. "El liderazgo de la Sociedad es indiscutible en este campo", ha insistido José Rolando Álvarez.