Hoteleros de Valladolid invitan a recuperar Pingüinos en toda su dimensión en 2017...

Aseguran que la Fiesta de la Moto ha quedado en un evento “local, si acaso regional” con solo un 50% de ocupación. Recalcan que no hay más acontecimientos en tres meses.

Contentos, pero insatisfechos. Los hoteleros de Valladolid, a través de la Asociación de Empresarios de Alojamientos Turísticos de la provincia que integra a 32 hoteles, se han mostrado claros después de una Fiesta de la Moto que parece haber quedado a medio gas respecto a lo que fuera Pingüinos en su día. Y esto último es precisamente lo que han solicitado para años venideros; que se consiga recuperar la dimensión y la grandeza del que fuera el evento organizado por el club motero Turismoto.

 

“El balance pasa obligatoriamente por la continuidad del evento”, arranca Francisco de Frutos, presidente de la Asociación. “Tiene que haberla en 2017 para hacer un balance frío de la ocupación hotelera. Hacerlo ahora sería una valoración miope, el año que viene si vuelve a ser un evento brillante la valoración será positiva, sino se habrá convertido en una fiesta local como podría ser San Pedro Regalado o la Feria de Día”, hacer ver De Frutos.

 

Y es que para el máximo mandatario de los hoteleros de Valladolid, es importante que la Fiesta de la Moto haya sido solo “una transición”. “A día de hoy Valladolid está muy mal, estamos en el peor momento del año. Se habrá rozado cerca del 50% de ocupación, ¿cuánto puede ser por la Fiesta de la Moto? ¿El 20%? Creo que no es relevante. Ha habido poca proyección turística, tan solo local y si acaso regional. Al menos se ha salido en varios telediarios”, destaca.

 

Fue entonces cuando De Frutos incidió de nuevo en no caer en el balance rápido, en los simples números. “Esto en todo caso es una valoración miope, porque los hoteleros no solo miramos la repercusión a corto plazo, sino a medio y largo. No vivimos del consumo de fin de semana, vivimos de las expectativas de la gente y del consumo. Aún así el esfuerzo del Ayuntamiento ha sido positivo”.

 

Y la crítica, muy clara; Valladolid se queda ahora sin grandes acontecimientos hasta Semana Santa. “No obstante, mostramos nuestra preocupación ante la ausencia de eventos en los tres próximos meses en Valladolid. Nos puede llevar a índices de ocupación de 2011”, concluye el empresario hotelero.