Horner rejuvenece en Hazallanas y vuelve a vestir de 'rojo'

El veterano corredor Chris Horner se ha impuesto en la décima etapa de La Vuelta a España, transcurrida entre Torredelcampo y el Alto de Hazallanas (Güéjar Sierra), al ser el más fuerte en una difícil e inédita ascensión con rampas duras y estrechas que sacaron de punto a muchos de los favoritos.

Horner recupera el liderato gracias a su segunda victoria en esta ronda española, todavía menos esperada que la primera, y es que atacó en las duras rampas de Hazallanas y sin hacer ruido puso el motor en marcha para ya no frenar hasta cruzar la meta brazos en alto, sabiendo que podía tener opciones, como así fue, de volver a ser líder en una jornada en que Radioshack perdió a Zubeldia de cara a una general que deberá luchar ahora Horner, de 41 años, en solitario.


Por detrás la guerra fue cruda, pero la estrecha vigilancia entre Alejandro Valverde (Movistar), Joaquim 'Purito' Rodríguez (Katusha), Ivan Basso (Cannondale), Thibaut Pinot (FDJ) y Nicolas Roche (Saxo-Tinkoff) permitió al 'tiburón' Vincenzo Nibali (Astana) escaparse de este 'grupeto' para escalar hasta la segunda posición en la general y ampliar diferencia respecto a sus rivales.

Como en estos último días, Radioshack hizo el trabajo duro inicial al empezar el Alto de Monachil, de 1ª categoría y previo al Especial de Hazallanas, con una primera selección a cargo del suizo Fabian Cancellara en una clara apuesta por Horner, que debía sentirse bien antes de este primer día clave para la general.

Así fue, y cuando menos se esperaba un ataque del norteamericano, este aceleró progresivamente en una acción no respondida a 4,5 kilómetros de meta y que le permitió abrir hueco, casi 30 segundos en menos de 500 metros. Por detrás nadie quería coger las riendas, con mucha vigilancia y miradas de un lado a otro entre acelerón y acelerón para probar.

Finalmente fue Nibali quien aprovechando un primer ataque de un fuerte Ivan Basso cogió el testigo de su compatriota y se fue, sin dar opción a réplica por parte de sus acompañantes. El italiano, que había reservado fuerzas al contar en esta etapa con la ayuda del danés Fuglsang, hasta ahora desapercibido por los esfuerzos de su gran Tour de Francia, supo leer bien la carrera.

No le bastó para atrapar a Horner, que tiraba y tiraba sin mirar atrás en busca del maillot rojo y de la segunda victoria parcial tras la lograda en el Mirador de Lobeira. No obstante, Nibali obtuvo la bonificación del segundo puesto arriba en el Alto de Hazallanas, tras una ascensión por una carretera estrecha, rugosa y de piso irregular, en un serpenteo increíble que dio el espectáculo prometido.

Finalmente Alejandro Valverde, que pasó apuros en las primeras rampas del puerto final, se recuperó y entró tercero en meta al ganar el sprint al 'Purito' Rodríguez, que no dio buenas sensaciones al no poder atacar en ningún momento con resultado, y a Basso y Thibaut Pinot, muy bien el joven francés, mientras que finalmente solo fueron unos segundos de más los que cedió Nicolas Roche.

Quien sí cedieron más fueron los Euskaltel Samuel Sánchez y Mikel Nieve, aunque menos que otros días en la jornada en que se ha sabido y confirmado el principio de acuerdo para que el doble campeón del mundo de Fórmula 1 Fernando Alonso se haga con los derechos del equipo de cara a las próximas temporadas, evitando así su desaparición. 'Samu' dio mejor imagen, y perdió menos que otros hombres fuertes, como el propio líder al inicio de etapa, ya que Dani Moreno llegó a 2:22 de Horner y ahora sí que sí, tras su victoria ayer en Valdepeñas de Jaén, se centrará en ayudar a su compañero 'Purito'.

Precisamente, la etapa fue movida ya de inicio. De hecho, en el tramo neutralizado previa a la caída de bandera, se produjo una caída masiva que afectó a muchos corredores y que obligó a la organización a reducir en 8 kilómetros adicionales la etapa, que se quedó en 178 kilómetros hasta llegar a Hazallanas. Este martes habrá jornada de descanso previa a la contrarreloj del miércoles en Tarazona, de 38,8 kilómetros.