Homs pide al Gobierno "sentido común" y que respete el marco competencial en la reforma de la administración local

Francesc Homs
Defiende que en Cataluña se entiende que la existencia de pequeños municipios es "todo lo contrario de la falta de eficiencia"


MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

El consejero de Presidencia y portavoz de la Generalitat de Cataluña, Francesc Homs, ha pedido este viernes al Gobierno "sentido común" y que respete el marco competencial en la reforma de la administración local que impulsa el Ejecutivo y que, entre otras cosas, dejará al 82 por ciento de los concejales del país sin sueldo, así como a los alcaldes de municipios menores de mil habitantes.

"Pedimos y creemos que es necesario respetar no sólo el marco competencial, sino el sentido común". Así se ha expresado Homs en una rueda de prensa ofrecida esta mañana en la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), previa a su participación en el Máster en Gobernanza y Derechos Humanos 2013 impartido por dicha institución y antes de que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, diera a conocer el contenido de la citada reforma después de la reunión del Consejo de Ministros.

Según ha explicado Homs, desde el punto de vista de la Generalitat, se pide al Gobierno de Mariano Rajoy que "se respeten las competencias" que han ejercido "durante 30 años". "Pedimos y creemos que es necesario respetar no sólo el marco competencial, sino el sentido común" porque "no en toda España la lógica es la misma, desde el punto de vista de la presencia institucional-territorial", ha remarcado.

"Las realidades, lógicamente además, ni peores ni mejores, son distintas las unas de las otras, lo que requiere soluciones algo, matizadamente al menos, distintas", ha argumentado, para después añadir que en Cataluña "la mancomunación de servicios de los pequeños municipios muchas veces se hace o se hace mayoritariamente a través de los consejos comarcales, porque es más práctico, porque hay una tradición histórica, porque están muy arraigados, porque son muy eficientes".

"Si se respeta el marco competencial y se respeta lo que podríamos decir el sentido común, veremos. En todo caso, estas son las líneas rojas, por así decirlo, que sitúa del Gobierno de la Generalitat", ha insistido el consejero catalán.

NO CUESTAN UN "CÉNTIMO DE EURO"

En esta línea, ha declarado que en Cataluña "se suele entender que la existencia de pequeños municipios es todo lo contrario de la falta de eficiencia", lo cual le ha permitido "fijar buena parte de gente en el territorio". "El problema no va a venir porque en un ayuntamiento pequeñito haya dos o tres ediles o seis, que no cobran nada ni cuestan un céntimo de euro al erario público, sino que simplemente a costa de su tiempo libre se ocupan de las cosas que son de la comunidad", ha defendido.

"Cuando se dice vamos a eliminar no sé cuantos ediles, pero... ¿a cambio de qué? ¿Cuál es el beneficio? Las cosas se tienen que mirar no sólo en base a los titulares, sino poner un poco de sentido común y respetar esta idiosincrasia que tiene su razón de ser en cada parte del territorio español", ha remarcado Homs.

LA REFORMA LOCAL

Con la reforma de la administración local los ingresos del regidor de las ciudades mayores no podrán superar a los de un secretario de Estado, nómina que irá bajando por tramos de población hasta los municipios de mil a dos mil vecinos, cuyo alcalde cobrará un 20 por ciento de esa cantidad.

El texto fija también la lista de competencias propias de los municipios y la desaparición de las llamadas impropias, aquellas de titularidad autonómica que los ayuntamientos venían ejerciendo. A partir de ahora, esto sólo podrá ocurrir cuando esa competencia vaya acompañada de financiación suficiente y si la autonomía no la paga en tiempo, Hacienda le descontará el dinero de su participación en los ingresos del Estado.

La norma contendrá también importantes novedades para la vida municipal, como una limitación en el salario de sus funcionarios, fijada cada año en los Presupuestos del Estado, o el regreso de interventores y secretarios al cuerpo de funcionarios estatales, lo que concederá independencia a la gestión financiera municipal.

Además, todas las entidades locales y sus empresas y organismos deberán cumplir unos estándares de calidad y de eficiencia, y rendir cuentas en tiempo y forma. Las que no cumplan estos parámetros, o desaparecerán (mancomunidades y sociedades municipales) o deberán ceder sus competencias a las diputaciones (para los municipios de menos de 20.000 habitantes).