Holanda apela a la suerte del campéon para tumbar a México

La 'naranja mecánica' le dio la vuelta al partido con goles de Robben y de Huntelaar en los minutos 88 y 94, el último de un penalti más que dudoso.

 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

HOLANDA: Cillessen; Verhaegh (Depay, min.56), De Vrij, Vlaar, Blind; De Jong (Indi, min.9), Wijnaldum, Kuyt; Sneijder, Robben y Van Persie (Huntelaar, min.76).

  

MÉXICO: Ochoa; Rodríguez, Márquez, Moreno (Reyes, min.46); Aguilar, Salcido, Herrera, Guardado, Layún; Giovani Dos Santos (Aquino, min.61) y Peralta (Chicharito Hernández, min.74).

 

GOLES:

 

   0-1, min.48, Giovani Dos Santos.

   1-1, min.88, Sneijder.

   2-1, min.90+4, Huntelaar.

  

ÁRBITRO: Pedro Proença (POR). Amonestó a Aguilar (min.69), Márquez (min.90+2) y Guardado (min.90+3) por México.

  

ESTADIO: Estadio Castelão (Fortaleza).

La selección holandesa ha vencido este domingo a México (2-1) en los octavos de final del Mundial de Brasil, gracias a dos goles en los últimos minutos de partido, obra de Sneijder y Huntelaar, que sirvieron para dar la vuelta a un choque que se les había complicado mucho con el tanto de Giovanni Dos Santos en el inicio de la segunda mitad.

  

Cuando todo parece perdido en Holanda aparecen siempre los mismos, los que todo el mundo tiene en su cabeza: Robben, Van Persie y Sneijder. Este domingo en Fortaleza fue Huntelaar en lugar del jugador del Manchester United, pero los otros dos fueron los habituales, los viejos rockeros.

  

Todo el mundo en El Estadio Castelão creía en el minuto 50, dos después de que Giovani batiese a Cillessen con un gran disparo desde fuera del área, que Holanda había acabado su recital en esta Copa del Mundo. Era algo normal, los de Louis Van Gaal habían hecho hasta ese momento un partido horrible, probablemente uno de los peores de todo lo que va de torneo.

  

Hasta ese gol de México Holanda se dedicó a no hacer nada, a juntar hombres atrás y dejar que los mexicanos les llegasen. Todo ello condimentado con un Cillessen que en la primera mitad estuvo horrible y en la segunda quizás pudo hacer más en el gol de Dos Santos. Ante eso el 'Tri' respondió con juego, asumió el protagonismo y llegó con peligro al área rival, pero ni Gio ni Peralta estuvieron acertados.

  

El partido era solo mexicano y en la grada se pudo ver. Las caras de satisfacción de la mayoritaria afición americana así lo reflejaban. No parecía que los holandeses tuviesen capacidad de reacción tras el gol de los de Miguel Herrera, pero entonces llegó el momento de los grandes clásicos.

 

ROBBEN, EL MEJOR DEL PARTIDO

  

Todo comenzó con el tanto en contra, que espoleó a los 'Oranje'. Los de Van Gaal se fueron arriba, demostrando que lo hecho hasta entonces no era tanto por incapacidad como por racanería. Los últimos 40 minutos de su equipo dejaron en entredicho el sistema inicial del técnico holandés. Desde el 50 hasta el 75 empezó a sonar en el Castelão el repertorio habitual holandés. Con Robben a la cabeza, acompañado por Sneijder y Kuyt, los holandeses merecieron igualar pero Ochoa lo evitó.

  

El 'Memo' se despidió del Mundial en la línea que ha llevado durante todo el campeonato. Sacó manos brillantes ante un remate de De Vrij y un mano a mano de Robben. En el momento en el que su selección se echó atrás fue la muralla de los americanos. Y así se llegó al segundo tiempo muerto, cosas del calor y del fútbol moderno.

  

Tras el 75, con Van Persie ya en el banquillo tras pasar inadvertido, se volvió al juego. Y fue ahí cuando el concierto holandés llegó a su apogeo. Con Robben ya imparable para la defensa mexicana y con Huntelaar sumándose a la banda. Así llegó la igualada, con los cuatro grandes artistas participando en la elaboración. Kuyt provocó un córner, Robben lo botó, Huntelaar la dejó atrás y Sneijder reventó un balón dentro del área ante el que nada pudo hacer Ochoa, uno de los 'Greatest Hits' de la 'Oranje' había sonado en el momento preciso.

  

Era el minuto 88 y todo indicaba que el partido se dirigía a la prórroga, pero entonces llegó el número 1, la melodía más escuchada de la grupo naranja. El '11' cogió el balón y se marcó un solo que por muchas veces que se vea nunca deja de sorprender. Todo acabó con Márquez picando como un chiquillo y con Robben en el suelo. Penalti. Entonces la estrella de la banda dejó el protagonismo a uno de los secundarios de lujo y este no falló. Huntelaar acabó de rematar a un meritorio equipo mexicano.

  

Próximo concierto de Holanda: Sábado 5 de julio en el Arena Fonte Nova (Salvador). Enfrente una de las dos revelaciones del Mundial, o Costa Rica o Grecia. El objetivo de los de Van Gaal aun así ya parece otro, sus estrellas quieren tocar en Maracaná el domingo 13 de julio.

Noticias relacionadas