Herrera respalda al Toro de la Vega pero pide que se eliminen "algunos excesos"

El presidente de la Junta de Castilla y León respalda al alcalde de Tordesillas y dice que "no se le puede dejar a los pies de los caballos". 

En declaraciones recogidas por Europa Press, Herrera ha apostado por, una vez "pasada la efervescencia del momento", hacer "una reflexión" entre todos, ya que "las costumbres y las tradiciones, por muy antiguas que sean, tienen la necesidad de acomodarse a los cambios y las nuevas exigencias sociales".

 

"En absoluto soy partidario de las prohibiciones", ha recalcado, pero sí ha insistido en que el torneo "debe pervivir" pero "pueden eliminarse algunos aspectos o algunos excesos" que "pueden herir las sensibilidades de una sociedad que también exige tener respeto por los propios animales".

 

En cualquier caso, el presidente castellano y leonés ha preferido no detallar qué excesos habrían de eliminarse, pero sí ha advertido que entre ellos no tendría por qué estar la muerte del animal, dado que ésta "es consustancial a la tauromaquia", a pesar de que "repugne a algunos antitaurinos".

 

No obstante, sí ha hablado de un "exceso de hostigamiento" que "podrían claramente mejorarse". "Yo he sido un buen y viejo aficionado taurino, aunque hace años que no voy, pero siempre valoré un equilibrio", ha selado, tras lo que ha insistido en su petición de "respeto" ya que "no tiene ningún sentido que una fiesta requiere un despliegue de seguridad de estas características", en alusión al número de efectivos de la Guardia Civil desplegados en Tordesillas.

 

"Comparto el respeto a los animales, al toro, protagonista de este torneo taurino tradicional con casi 500 años y respeto a las posiciones de las personas, de los grupos, de los ciudadanos", ha apuntado, aunque sí ha hablado de una posición "excesiva antitaurina" respecto a lo que es una práctica "absolutamente respetable y querida en el conjunto de España como es la tauromaquia".

 

Por último, ha pedido respeto para el alcalde de Tordesillas, José Antonio González Poncela, ante las "amenazas" recibidas y ha reclamado que no se le deje "a los pies de los caballos".