Herrera presenta sus décimo quintas cuentas que se "asemejarán" al 0,72% de subida del techo de gasto no financiero

Herrera presenta el proyecto de presupuestos de 2015

Serán las primeras cuentas regionales de Herrera que necesiten al menos la abstención de un procurador para salir adelante.

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, presentará esta semana el décimo quinto Proyecto de Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma desde que accedió a la Presidencia del Gobierno en 2001, unas cuentas que se "asemejarán" en "un alto grado" al 0,72 por ciento de crecimiento del techo de gasto no financiero para 2016.


Así lo apuntó la consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, tras la aprobación del techo de gasto no financiero para 2016 que este año se ha elaborado con la "certeza" de las transferencias del Estado, tras lo que la consejera auguró esa semejanza con la línea de los próximos presupuestos.

A diferencia de los anteriores presupuestos que ha presentado Juan Vicente Herrera y que fueron respaldados con las sucesivas mayorías absolutas del PP en las Cortes, las cuentas de 2016 parten con la incógnita de qué otra formación las apoyará --también sería suficiente la abstención como ocurrió precisamente con el techo de gasto que salió adelante gracias a Ciudadanos lo que impidió seguir adelante con las nuevas cuentas y tener que prorrogar las de este año--.

El presupuesto de 2016 se presenta de nuevo dentro del plazo previsto en el Estatuto de Autonomía de Castilla y León, que fija el 15 de octubre como tope para presentar el Proyecto de Presupuestos en las Cortes, después de que con las cuentas de 2012 y 2013 no se cumpliera este requisito.

La Junta mantuvo entonces el argumento de falta de unos presupuestos nacionales y discrepancias con las previsiones de crecimiento de la economía que hizo en su día el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, lo que llevó a presentar las cuentas el 25 de mayo. Sin embargo, las de 2016 están sustentadas en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para el próximo año ya presentado y en tramitación parlamentaria en la Cámara alta.

Se da la circunstancia de que con las cuentas de 2013 también se incumplió el Estatuto de Autonomía al registrar el Proyecto de Presupuestos unas horas más tarde de lo marcado por la normativa básica de la Comunidad y llevarlo a las Cortes en la tarde del 15 de octubre. En concreto y según figura en el artículo 89 del Estatuto el proyecto de Presupuestos debe registrarse en las Cortes antes del 15 de octubre --el plazo expira a las 23.59 horas del 14--.

PREMISA DEL AUMENTO DEL GASTO DE LAS CONSEJERÍAS

El Presupuesto de 2015 alcanzó los 9.920,8 millones de euros, un 0,37 por ciento menos respecto al de 2014 (37 millones de euros menos), si bien el montante efectivo a disposición de las consejerías --7.466,1 millones-- subió un 2,10 por ciento y tras cinco años de descensos por la menor carga financiera a la que tuvo que hacer la Comunidad el pasado año.

Además y por quinta vez, el Gobierno de Castilla y León ha aprobado el techo de gasto no financiero para el año 2016 en 8.886,3 millones de euros, cifra un 0,72 por ciento superior a la establecida para 2015, crecimiento similar al del año precedente.

Este techo de gasto surge de la suma de los ingresos no financieros --8.708,6 millones, un 4,11 por ciento más que hace un año--, los recursos asociados al objetivo de déficit fijado en el 0,3 por ciento --174,8 millones-- y los ajustes de contabilidad nacional --2,9 millones--.

Así, los ingresos no financieros --8.708,6 millones de euros-- proceden los ingresos de las entregas a cuenta --5.911,86 millones, un 7,16 por ciento más que en 2016-- una cifra a la que hay que sumar los fondos de la UE que alcanzan los 1.144,27 millones, lo que supone una caída del 2,28 por ciento; las transferencias 552,04 millones --un 3,08 por ciento más-- y 1.100,42 millones, un 3,59 por ciento menos, procedente de otros ingresos, una caída que se debe en parte de la eliminación del impuesto de hidrocarburos ('céntimo sanitario').

El aumento del techo de gasto contempla un crecimiento del Producto Interior Burgos (PIB) del 2,7 por ciento en 2016, una tasa de paro del 17,8 por ciento y un incremento de los empleos equivalentes a tiempo completo del dos por ciento con una cuantía total de 17.764, lo que, como auguró Del Olmo, implica que la Comunidad seguirá creando empleo en 2016.

LEY DE MEDIDAS

Por su parte, el anteproyecto de Ley de Medidas Tributarias que acompaña a los presupuestos contempla una rebaja del tramo autonómico del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y la supresión total del tributo sobre Hidrocarburos, el conocido como 'céntimo sanitario', medidas que se aplicarán a partir del 1 de enero de 2016 y dejará en el bolsillo de los castellanoleoneses unos 96 millones de euros.

También incluye la ampliación de los beneficios fiscales para la adquisición o rehabilitación de vivienda habitual que se aplicarán en un total de 69 entidades locales menores pertenecientes a municipios más grandes o de los alfoces de las capitales en los que no se aplica.

En concreto, la rebaja del tramo autonómico del IRPF supondrá unos 45 millones de euros, un coste que, según ha confiado Del Olmo, espera no se llegue a producir puesto que se trata de una medida que se liquidará en las retenciones del Estado en 2018 cuando todo apunta a que la actividad económica y la creación de empleo habrán repuntado.

Por otro lado, la Junta ha cifrado en 50 millones de euros lo que dejará de ingresar por la eliminación de la tercera parte que queda del tributo sobre Hidrocarburos --el Gobierno autonómico suprimió las dos terceras partes en 2015-- mientras que el nuevo beneficio fiscal para entidades locales menores supondrá unos 350.000 euros.