Herrera presenta su 'versión 14' de los Presupuestos de Castilla y León con "perspectivas más decentes"

El Presupuesto de 2014 ascendió a 9.957,8 millones de euros, lo que supuso un crecimiento del 5,02 por ciento con respecto a 2014.

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, presentará este martes 14 de octubre, el décimo cuarto Proyecto de Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma desde que accedió a la Presidencia del Gobierno en 2001, unas cuentas que serán "algo mejores", según apuntó la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, tras años de caídas, si bien el año pasado aumentaron un 5,02 por ciento.

  

En esta ocasión las cuentas se presentan dentro del plazo previsto en el Estatuto de Autonomía de Castilla y León, que fija el 15 de octubre como tope para presentar el Proyecto de Presupuestos en las Cortes, después de que con las cuentas de 2012 y 2013 no se cumpliera este requisito.      

  

La Junta mantuvo entonces el argumento de falta de unos presupuestos nacionales y discrepancias con las previsiones de crecimiento de la economía que hizo en su día el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, lo que llevó a presentar las cuentas el 25 de mayo.

  

Se da la circunstancia de que con las cuentas de 2013 también se incumplió el Estatuto de Autonomía al registrar el Proyecto de Presupuestos unas horas más tarde de lo marcado por la normativa básica de la Comunidad y llevarlo a las Cortes en la tarde del 15 de octubre.   En concreto y según figura en el artículo 89 del Estatuto el proyecto de Presupuestos debe registrarse en las Cortes antes del 15 de octubre --el plazo expira a las 23.59 horas del 14--.

  

El Presupuesto de 2014 ascendió a 9.957,8 millones de euros, lo que supuso un crecimiento del 5,02 por ciento con respecto a 2014. Así, en las cuentas del presente ejercicio las consejerías de Sanidad, Educación y Familia y Servicios Sociales acapararon el 80 por ciento de la partida destinada a las consejerías en los Presupuestos.

  

Además, el Gobierno de Castilla y León ha aprobado por cuarta vez el techo de gasto no financiero para el año 2015 en 8.791,27 millones de euros, cifra un 0,72 por ciento superior a la establecida para 2014, cuando se estipularon 8.728,26 millones de euros.

  

Así lo anunció la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, quien aseguró que 2015 será un ejercicio con unas "perspectivas decentes" de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) del 2,2 por ciento y una ligera creación de empleo del 0,8 por ciento que situará la tasa de paro en el 19,8 por ciento.

  

Tras reconocer que no es un crecimiento espectacular, Del Olmo significó que, tras muchos años de caídas, pudo presentar finalmente un techo de gasto no financiero con un incremento "moderado" del 0,72 por ciento que la permitirán afrontar con "mejor ánimo" la elaboración del proyecto de presupuestos para 2015.

 

MEDIDAS FISCALES

  

De forma paralela, la Junta de Castilla y León ha aprobado la Ley de Medidas Financieras para el próximo año que establece que bajará el próximo año al 10 por ciento la retención del tramo autonómico del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) para los primeros 12.450 euros de la base liquidable para todos los castellanoleoneses, el tipo más bajo de toda España, si bien la medida beneficiará especialmente a los contribuyentes que tienen menos recursos.

  

En concreto, la Junta de Castilla y León pasará de los actuales cuatro tramos de tarifa autonómica del IRPF a cinco, con la inclusión de uno nuevo en la parte inferior de la tabla que abarca hasta los 12.450 euros de la base liquidable, segmento en el que se encuadra la mitad de los contribuyentes castellanoleoneses (669.099 de los 1.257.025 del total).

  

Estos contribuyentes con la base liquidable más baja tendrán un ahorro de cerca del 17 por ciento en el citado tramo autonómico mientras que para el tramo más alto, de 53.407,20 euros en adelante, ese ahorro se limitará al 3,1 por ciento.

  

Según ha aclarado la consejera, esta modificación sólo tendrá efectos en el ejercicio 2015 por tratarse del último año de la legislatura, a diferencia de las rebajas anunciadas por parte del Ejecutivo central en materia de IRPF que afectarán a los años 2015 y 2016.

  

A medida tributaria se suman una rebaja del 32 por ciento respecto a los mínimos personales y familiares para la declaración del IRPF planteadas por el Gobierno --deducciones por número de descendientes, ascendientes, discapacidad del contribuyente o de algunas de las personas a su cargo o el general--, lo que dejará en el bolsillo de los contribuyentes de Castilla y León cerca de 150 millones de euros en base a las rebajas de las retenciones que se harán efectivas a partir del 1 de enero.

  

Tras asegurar que en 2015 no habrá más impuestos, Del Olmo explicó que la Junta ha adoptado esta rebaja tributaria, a la que se suman otras como la reducción en dos tercios de la tarifa autonómica del Impuesto sobre Hidrocarburos, "con mucha responsabilidad" desde el convencimiento de que este es "el momento más conveniente" que puede ayudar a apuntalar la recuperación de la actividad económica, a crear empleo y a mantener la calidad de los servicios públicos esenciales.