Herrera compromete 60 millones de euros para equilibrar el mercado lácteo

Distribuidores, industria y ganaderos firman la plataforma de competitividad del vacuno de leche para unir a todos los eslabones de la cadena del lácteo. Incluye 31 medidas para fortalecer a los productores, ayudarles cuando caigan sus ingresos y evitar que la distribución use la leche barata como reclamo.

Los sectores de la distribución y de la industria y los ganaderos de Castilla y León auspiciados por la Administración regional han suscrito este martes el acuerdo para la constitución de la Plataforma de Competitividad Productiva del Vacuno de Leche, una nueva herramienta de trabajo para toda la legislatura que ha unido a todos los eslabones de la cadena de valor en una estrategia estructural a medio y largo plazo para dar estabilidad y hacer sostenible al sector, con principal atención a la parte más frágil, los productores.

 

Según ha detallado el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, esta "importantísima" herramienta nacida del compromiso de todos los agentes en defensa de un sector estratégico para Castilla y León, contará con una dotación anual próxima a los 60 millones de euros para la paulatina puesta en marcha de 31 medidas que buscan mantener e incrementar en lo posible la actividad, mejorar la competitividad y el posicionamiento en el mercado, lograr un equilibrio de intereses y dotar de más transparencia a toda la cadena de valor.

 

"Siempre lo he creído y pienso que juntos y unidos seremos más fuertes", ha defendido el presidente de la Junta, quien ha remarcado en repetidas ocasiones la "idea de complicidad" que sustenta un acuerdo que nace de "un esfuerzo de consenso que no tiene precedentes" y que, según ha augurado, marcará el camino a otros sectores de producción. Herrera ha definido la nueva Plataforma de Competitividad Productiva del Vacuno de Leche como un modelo de intervención integral transversal que responderá a las necesidades planteadas por los distintos agentes de la cadena de valor para que sea "justa, equitativa y transparente" y permita un crecimiento equilibrado de todas las partes con la "fe" en una "recíproca confianza" en la que nadie sea enemigo de nadie sino "aliados lógicos" para encarar mejor el futuro de un sector con "gran peso" en la actividad económica de medio rural.

 

La constitución de la Plataforma lleva la firma de 37 representantes del sector, como Asaja, UPA-COAG y UCCL, por parte del sector productor; las cooperativas representadas por Urcacyl, Cobadu, Lacto Unión, Agropal y Lar; la organización de productores Agaprol y las industrias representadas por la Federación Castellano y Leonesa de Industrias Lácteas, Calidad Pascual, Queserías Entrepinares, Quesos del Duero, Hijos de Salvador Rodríguez, Quesos Frías, Leche Gaza, Lactiber y Queserías Eusebio Manzano.

 

 

LAS MEDIDAS

 

Para ello se ha consensuado un primer bloque de medidas encaminadas a fortalecer el sector productor -Castilla y León es la segunda productora de leche de vaca- desde el reconocimiento de su relevancia para mantener la actividad y la vivencia en el medio rural. "Ganadería que desaparece, ganadería que no vuelve", ha admitido el presidente de la Junta en un llamamiento al resto de las partes en el sentido de que sin ganaderos no puede haber ni cooperativas, industria o distribución.

 

Entre las medidas destinadas a los ganaderos destaca el apoyo a la incorporación de jóvenes y a la modernización de explotaciones y el fortalecimiento de organizaciones de productores para que alcancen una posición de igualdad con el resto de los agentes en la negociación de sus contratos, a lo que se suman fórmulas de integración en cooperativas para mejorar la comercialización y la planificación de la oferta.

 

 

CONTRATO DE LARGA DURACIÓN

 

La Plataforma de Competitividad contempla también el uso del contrato de larga duración como herramienta de relación estable entre el productor y el transformador y un pago anual durante un periodo máximo de cinco años sobre la base de un plan empresarial. También se realizará una discriminación positiva a favor de la concentración de la oferta en las diferentes líneas de ayudas que convoque Agricultura.

 

Otras de las soluciones pasan por articular desde 2017 un instrumento de estabilización de rentas en las explotaciones que indemnice a los ganaderos por una severa caída en sus ingresos, una medida que se dirigirá especialmente a las explotaciones que obtengan la mayoría de sus ingresos sólo del vacuno y que hayan realizado mejoras.

 

También se prevén contribuciones financieras a las aseguradoras que ofrezcan compensación a los ganaderos por una acusada disminución de sus ingresos para lo que la Junta pagará una ayuda del 65 por ciento de la cantidad abonada por la entidad, que asumirá el 35 por ciento restante.

 

Finalmente, se pondrán en marcha dos productos financieros (microcréditos y préstamos) destinados a los productores de vacuno de leche con unas "condiciones ventajosas" tanto en garantías como en plazos y periodos de carencia. Sólo se exigirá la viabilidad del proyecto presentado y firma personal de los promotores solicitantes.

 

 

SECTOR TRANSFORMADOR

 

En cuanto al sector transformador, se va a facilitar el acceso a infraestructuras que ayuden a regular la oferta de leche con un plan de apoyo específico a la industria láctea con las que se ha acordado la realización de contratos en los que se fijen precios y volúmenes de compras, promover la inclusión del origen del producto en los envases y la adhesión a las medidas de la Organización Interprofesional Láctea (INLAC). También se prevé la puesta en marcha de una línea de microcréditos y préstamos.

 

Por su parte, la distribución se compromete a no utilizar la leche como producto de reclamo, a diferenciar los productos nacionales y a establecer contratos a largo plazo con industrias proveedoras. Por otro lado y para favorecer el equilibrio de la cadena de valor se creará una red regional de explotaciones ganaderas de vacuno de leche y un Observatorio de Precios y se regulará la figura del mediador de la cadena alimentaria, ambas en 2016.

 

Se establecerán medidas también de carácter formativo como la destinada al aprendizaje y conocimiento de las diferentes modalidades contractuales y de negociación aplicables al sector, así como la normativa, el asesoramiento a ganaderos y la formación tanto de los profesionales del sector primario como de los industriales, con el objetivo de posibilitar su adaptación a los cambios introducidos por las nuevas tecnologías y la demanda del mercado.