Herrera anuncia medidas urgentes en materia de vivienda dirigidas a los más necesitados

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha anunciado en su intervención en el debate sobre política general de la Comunidad un paquete de medidas urgentes en materia de vivienda con el objetivo de dar respuesta a “las graves situaciones” sociales. 

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha anunciado un paquete de medidas urgentes en materia de vivienda con el objetivo de dar respuesta a “las graves situaciones” sociales. Esta propuesta, junto con otra enfocada hacia la minería, han sido las principales novedades de su intervención en la apertura del debate sobre política general que ha abierto esta doble jornada política en las Cortes regionales.

 

Casi dos horas de intervención han secuenciado la puesta en escena de Herrera, prácticamente desgranando consejería a consejería, con un denso repaso a las acciones más destacadas de su gobierno y una intensa defensa del diálogo con el resto de grupos, escenificado en los acuerdos con el principal partido de la oposición que se ha encargado de destacar en su discurso.

 

 

Un tono sin estridencias, sin alardes escenificativos, muy reposado e interrumpido en veinte ocasiones desde la bancada popular para aplaudir, sin demasiada efusividad, aquellos aspectos más destacados. No ha habido detalles para la galería; ni tampoco euforias. Cuando terminó, cerca de las dos y media de la tarde, su grupo se puso en pie aplaudiendo a su líder que, con gestos ostensibles, les pidió que volvieran a sus escaños y concluyeran los aplausos.

 

Al terminar ya había valoraciones para calificar su parlamento como “más de lo mismo” a falta de conocer el tono de las intervenciones del resto de grupos y las consiguientes réplicas. Opiniones para todos los gustos porque, como es lógico, los más próximos calificaron su aportación de “coherente" o “realista”.

 

Por supuesto que el presidente habló, y mucho, de la situación económica, de la crisis y de los indicios que apuntan hacia una recuperación progresiva. Hasta tal punto que, ese apartado, calificó los dos próximos años de legislatura política como de "trascendentales".

 

Herrera puso especial interés en anunciar que la Junta aprobará próximamente un Decreto-Ley de medidas urgentes en materia de vivienda. Fue lo más novedoso. Su contenido será previamente expuesto al Diálogo Social y está basado en cuatro puntos: medidas de fomento al alquiler social con un programa de intermediación para rentas más bajas. En este sentido, la Junta impulsará la creación de parques públicos de alquiler social para los que reservará el 30% de las viviendas de promoción pública; el segundo punto está centrado en medidas relativas a las viviendas protegidas de las administraciones públicas: habrá moratorias en el pago de las cuotas de compra o alquiler, reserva de viviendas desocupadas para atender a quiénes están en riesgo de exclusión social, reducción de precios de las viviendas sin adjudicar y oferta de amortización anticipada de su compra, con rebaba sustancial en el precio; el tercer aspecto afecta a las viviendas protegidas de titularidad privada para las cuales se dejará de exigir la devolución de ayudas en caso de ejecución hipotecaria o dación de pago, con ampliación de periodos de amortización de préstamos y adaptación de los mismos a la situación actual; por último, la Junta establecerá un nuevo modelo de regulación general para simplificar la calificación de las viviendas y los procesos de selección de adjudicatarios, abriendo el abanico de colectivos de especial protección para quienes habiten viviendas en ruina o sin requisitos mínimos de habitabilidad o cuyos miembros activos estén en el paro.

 

PLAN DE CHOQUE

 

Este fue el principal reclamo de un discurso muy institucional pero con pocas aportaciones que no se conocieran de antemano. Quizá porque los tiempos marcan otras prioridades como la generación de empleo, donde Herrera se sumergió para hablar de los avances de su Gobierno y proponer un Plan de Choque dirigido a las necesidades de los jóvenes, de las entidades locales y del medio rural.

 

También habló de establecer un marco favorable para la creación de empresas con una propuesta de deducción del tramo autonómico del IRPF o de la creación de un Consejo Financiero de Castilla y León.

 

El apoyo a la minería tampoco faltó en el discurso de Herrera con el anuncio de un nuevo Plan que aporte viabilidad cuando acaben las ayudas directas de la UE en 2018. Además se refirió al sentido común para salvar la central nuclear de Garoña entre otros guiños a políticas de la junta en materias de sanidad o educación que también fueron incluidos en este recorrido oratorio.

 

No olvidó su apuesta por la Ordenación del Territorio y de la modernización de las diputaciones provinciales para acabar su intervención centrado en la construcción del denominado ‘Gobierno abierto’ y ensalzar las bondades del Estado de las Autonomías con una alusión directa, pero sin nombrar, al espíritu rupturista de Cataluña.

 

Noticias relacionadas