Herrera anuncia 74 millones de euros en créditos bonificados para la industria, el campo y el turismo

El III Acuerdo Marco para la Competitividad e Innovación del Tejido Industrial de Castilla y León pretende ayudar a las empresas a posicionarse con solvencia y competir con éxito en un mercado cada vez más global y complejo. 

 

ÉXITO DE LA LANZADERA

 

Los nueve productos de ADE Financia y la línea asociada para autónomos y microempresas forman parte del paquete de apoyos incorporados a la Lanzadera Financiera de Castilla y León, constituida el pasado 12 de enero en el Consejo Financiero autonómico por la Junta y trece entidades de la Comunidad. Por este motivo, Iberaval va a jugar un papel importante en este nuevo instrumento impulsado para facilitar que ningún proyecto viable se quede en el cajón por falta de financiación; herramienta a la que también contribuirá mediante la concesión de avales técnicos.

 

Es preciso subrayar la importante acogida que ha tenido la Lanzadera Financiera entre el sector productivo de la Comunidad en las cuatro semanas que lleva en funcionamiento. En este tiempo, se han recibido 92 solicitudes de empresas y emprendedores que han requerido financiación por importe superior a 378 millones de euros para proyectos que conllevan una inversión inducida de 452,7 millones y la consolidación de más de 1.900 empleos.

 

Por sectores, destacan el agroalimentario, con 22 iniciativas; el de servicios, con 19; el de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), con 11; el de comercio, con nueve; y el de transformados de metal, con siete. Más de la mitad de los proyectos, 52 en concreto, necesitaban apoyo financiero para inversión; 20 precisaban circulante; 15 solicitaban cubrir ambas necesidades; y sólo 5 promotores acudieron para buscar respaldo en procesos de reestructuración.

 

La Lanzadera Financiera ha resuelto ya conceder apoyo financiero a 30 proyectos y mantiene en estudio otros 56. Emprendedores de dos iniciativas están recibiendo asesoramiento; otros dos han desistido; y dos expedientes se han desestimado por falta de viabilidad.

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha presidido el Consejo Extraordinario de Iberaval, donde ha comprometido 74 millones de euros en préstamos bonificados a empresas y ha anunciado cinco nuevas líneas de apoyo financiero para reforzar la competitividad del tejido productivo y favorecer la generación de empleo en la Comunidad.

 

A través de ADE Financia, se articulan productos específicos para promover procesos de reindustrialización –donde tienen cabida los que puedan promoverse en las cuencas mineras– y para impulsar proyectos de la industria agroalimentaria, el sector turístico y el emprendimiento social.

 

Por otra parte, se crea un programa financiero asociado, diseñado a la medida de las necesidades de autónomos y microempresas. La sociedad de garantía recíproca participada por el Gobierno autonómico colabora en la implementación de estos instrumentos.

 

El III Acuerdo Marco para la Competitividad e Innovación del Tejido Industrial de Castilla y León pretende ayudar a las empresas a posicionarse con solvencia y competir con éxito en un mercado cada vez más global y complejo. Con este objetivo, articula un conjunto de medidas orientadas a promover su innovación, internacionalización y crecimiento, así como otras de impulso a la creación de empleo.

 

La correcta ejecución de estas acciones precisa contar con un sistema financiero capaz de dar respuesta a las múltiples y variadas necesidades del tejido productivo, bien sean de competitividad, de creación de compañías emergentes, de reindustrialización, de expansión o de generación de puestos de trabajo.

 

En este contexto, la Junta lanza una nueva edición de ADE Financia. Se trata del programa de la Agencia de Innovación, Financiación e Internacionalización Empresarial (ADE), dependiente de la Consejería de Economía y Hacienda, para facilitar a pequeñas y medianas empresas (pymes), emprendedores y autónomos el acceso a préstamos avalados para inversión y circulante en condiciones preferentes, tanto por el tipo de interés como por los plazos de amortización fijados.

 

La planificación para 2016 incluye nueve líneas de apoyo financiero, de las que cuatro son inéditas, y para su desarrollo cuenta con la colaboración de la Sociedad de Garantía Recíproca (SGR) Iberaval. A ello hay que añadir un programa asociado específico para autónomos y microempresas.

 

Uno de los productos que se estrenan este año es el dirigido a la reindustrialización y recuperación de empleo y zonas mineras, diseñado para financiar el restablecimiento de la actividad económica y de los puestos de trabajo perdidos como consecuencia de procesos concursales y de empresas y/o sectores en crisis, así como proyectos ubicados en las cuencas afectadas por la reestructuración del sector del carbón. Sus promotores podrán acceder a préstamos avalados para inversión y circulante de entre 6.000 y 600.000 euros con una bonificación de hasta el 2 %.

 

ADE Financia también incorpora a su oferta de apoyos dos líneas específicas para respaldar inversiones productivas y necesidades de liquidez vinculadas a dos sectores estratégicos para la economía de Castilla y León: la agroalimentación y el turismo. Ambas activan créditos de entre 6.000 y 600.000 euros, en los que la administración autonómica asume el coste de 1,25 puntos de interés.

 

APOYO A EMPRENDEDORES Y MEDIO RURAL

 

El cuarto programa novedoso es el dedicado al emprendimiento social, que dispone préstamos de entre 6.000 y 50.000 euros, bonificados al 2 %, para apoyar proyectos innovadores que promuevan el desarrollo y la transformación positiva de la sociedad y el medio ambiente, capítulo donde se engloban iniciativas ligadas a la educación, la salud, los servicios sociales, la emigración o el entorno natural, entre otros.

 

El catálogo de apoyos de ADE Financia 2016 se completa con cinco líneas adicionales, dos de las cuales están especialmente diseñadas para incentivar el talento empresarial. Así, la de microcréditos a emprendedores financia la puesta en marcha del negocio de autónomos y nuevas sociedades –siempre que no hayan realizado la misma actividad antes del 1 de enero de 2015–, con un margen de crédito de 50.000 euros y una bonificación de 2 puntos.

 

Con el mismo fin, el programa para emprendimiento de base y en el medio rural ofrece préstamos de hasta 150.000 euros bonificados al 2 % para empresas ubicadas en cualquier municipio de la Comunidad, salvo las capitales de provincia y su alfoz. Se trata de una medida instrumentada para dinamizar económicamente nuestros pueblos y fijar población.

 

Apuntalar el crecimiento del tejido productivo es otro de los objetivos de las políticas económicas de la Junta y, por ello, habilita una línea dedicada a financiar proyectos de inversión y expansión de empresas. Prevé préstamos de hasta 600.000 euros, con una bonificación del 1 %, para favorecer la creación de compañías emergentes o la incorporación de mejoras de competitividad.

 

Por último, cabe destacar el producto destinado al comercio –que incluye créditos de hasta 100.000 euros y una deducción del 2 % de interés –y la línea para financiar las necesidades de capital circulante– con un margen de crédito de 600.000 euros y un punto porcentual de bonificación–.

 

Al margen de los nueve productos financieros citados y asociada al programa ADE Financia 2016, el presidente ha anunciado también una nueva línea para autónomos y microempresas, en el marco de las políticas de apoyo a los emprendedores que comprometió en su discurso de investidura.

 

Está dirigida a cubrir las necesidades de inversión y liquidez para la puesta en marcha de negocios por parte de trabajadores por cuenta propia y microempresas con una plantilla inferior a cinco empleados. Cuenta con la mayor bonificación de todo el programa, el 2,75 %, de manera que, además de asumir el coste financiero de los préstamos avalados, también cubre los derivados de la constitución de las garantías.

 

A través del abanico de productos que ADE Financia pone en el mercado, la Agencia de Innovación, Financiación e Internacionalización Empresarial movilizará este año 74 millones de euros en préstamos bonificados, de los que está previsto que se beneficien alrededor de 950 proyectos empresariales de Castilla y León.

 

834 MILLONES EN PRÉSTAMOS Y 94.000 EMPLEOS 

 

Para conseguir este objetivo, la Junta cuenta con el apoyo de Iberaval, la sociedad líder del sector de garantías, que en Castilla y León ha contribuido a que pymes y autónomos, especialmente emprendedores y empresas de ámbito rural, hayan podido superar las limitaciones de acceso a la financiación que han tenido estos colectivos, de forma particular durante la crisis.

 

Este hecho justifica la participación formalizada por el Gobierno autonómico en el capital de esta SGR para reforzar su solvencia y aumentar su capacidad de concesión de crédito. Así, las aportaciones realizadas a través del programa de refuerzo financiero de la ADE entre 2000 y 2015 suman 72 millones de euros y para este año está previsto incrementar esa cuantía con tres millones más.

 

El trabajo conjunto de la Junta e Iberaval canalizado por ADE Financia ha cosechado notables resultados. Desde su estreno, en el año 2000, se han formalizado cerca de 9.000 operaciones de préstamos por importe de 834 millones de euros, que han generado una inversión aproximada de 1.300 millones, lo que ha permitido crear y mantener más de 94.000 puestos de trabajo.