Hay que reducir la sal en las comidas: 7 consejos que te ayudarán

Sal

Reducir el consumo de sal, omnipresente en la dieta actual, es la recomendación básica que reciben de su médico muchos pacientes con hipertensión o riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Para muchas personas no resulta sencillo seguir este consejo que implica modificaciones en su alimentación ya que el sodio no sólo se encuentra en la sal de mesa.

 

Aunque está presente en muchos alimentos de forma natural, son los procesados los que más contenido de sodio presentan. Dado que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda una ingesta en adultos menor de 2 gr/día (5 gr/día de sal), aconseja restringir al máximo el consumo de estos alimentos, entre los que se encuentran aperitivos, carnes procesadas, las pastillas de caldo o algunos condimentos, entre otros.

 

 Para facilitar la tarea de reducir la sal en las comidas se recomienda: 

 

1. Comprobar las etiquetas de los alimentos envasados o preparados antes de comprarlos. Si indica que contienen soda o bicarbonato de sodio o el símbolo Na indican que contiene sodio o sus compuestos.

 

2. Decantarse por alimentos frescos. En lugar de apostar por los alimentos procesados, utilizar siempre que sea posibles ingredientes frescos o congelados. Si se adquieren alimentos ya preparados elegir los que incorporen la leyenda "sin sal".

 

3. Modificar dietas habituales. Eliminar o disminuir en la medida de lo posible la cantidad de sal siempre es posible. De hecho, puede ser eliminada de cualquier receta, salvo de las que contengan levadura. Se recomienda probar a aderezar las comida con otros condimentos.

 

4. Evitar alimentos preparados.  Los platos que se venden ya preparados y que cada vez son más comunes ya que permiten salir del paso cuando no hay tiempo de cocinar --como las sopas enlatadas o de sobre, comidas congeladas o cereales instantáneos-- también presentan grandes dosis de sal.

 

5. Limitar el consumo de envasados. Si no se dispone de tiempo para cocinar y se tiene que recurrir a alimentos preparados, la dietista recomienda elegir platos congelados y comida envasada que enlatados no contenga no más de 600 a 800 mg. de sodio. Y limitar a uno por día.

 

6. Si se usan otros condimentos, confirmar que no tienen sal.  La experta recuerda que muchas mezclas de condimentos que se comercializan contienen sal, por lo que recomienda que si se usan para reemplazarla se confirme en la etiqueta que la sal no es uno de sus ingredientes.

 

7. Cuando ya se tiene hipertensión o insuficiencia cardiaca, además de reducir o eliminar la sal debería incorporarse una dieta baja en grasas, disminuir el tamaño de las porciones y ser más activo. Evitar la sal y las grasas, perder peso y hacer ejercicio son la mejor receta para un corazón sano.