Hasta el 85% de las pacientes con cáncer de mama precoz se curan

Cada años se diagnostican de cáncer de mana en España entre 21.000 y 23.000 mujeres, la gran mayoría en estadios precoces lo cual no garantiza siempre una recuperación, aunque los datos hablan de que hasta el 85 por ciento de las pacientes con cáncer de mama precoz se curan, explica jefe del Servicio de Oncología Médica de MD Anderson Cancer Center Madrid, el doctor Antonio González.
MADRID, 18 (EUROPA PRES)



Con motivo del Día Mundial del Cáncer de Mama, que se celebra este sábado, este experto recuerda en una entrevista a Europa Press que el cáncer de mama es el tumor más frecuente entre las mujeres occidentales pero "su tasa de curación es de las más altas de curación que tenemos hoy en día", pero, para ello, es necesario incidir en la detección precoz.

En el mundo, según datos de la Organización Mundial de Salud (OMS) cada año se producen 1,38 millones de nuevos casos y 458.000 muertes por cáncer de mama. La mayoría de las muertes se producen en los países de ingresos bajos y medios (269.000), donde la mayoría de las mujeres con cáncer de mama se diagnostican en estadios avanzados debido a la falta de sensibilización sobre la detección precoz y los obstáculos al acceso a los servicios de salud. En caso de España, afirma González, el nivel "es muy bueno" tanto en la detección, como el diagnóstico, como el tratamiento con respecto a otros países.

Como ejemplo destaca los programas de prevención del cáncer mediante el screening que realiza la Comunidad de Madrid, estos muestran la tendencia general en estos programas en toda España. "Están incrementándose de forma progresiva en la última década", así aproximadamente el 55 por ciento de la población de entre 50 y 69 años se hace su mamografía bianual a través de los programas de la Consejería de Sanidad.

"En el año 1999/2000 las mujeres que se realizaban una mamografía eran el 33 por ciento, mientras en 2009/2010 era del 55 por ciento, evidentemente hay que seguir aumentando e incidiendo en el mensaje en este sentido", asegura. Además, recuerda, que los actuales datos no significan que el 45 por ciento restante de mujeres no acuda a programas de cribado, ya que muchas acuden por su ginecólogo privado.

No obstante, el médico insiste en la importancia de informar e incidir en la realización de esta prueba de imagen de forma periódica a partir de los 40 años, algo que debe ser imprescindible a partir de los 50 años. "La única técnica que reduce realmente el riesgo de mortalidad por diagnóstico precoz es la mamografía", advierte González no quita valor a la autoexploración aunque recuerda está no es una técnica de detección.

A su juicio, "es una técnica grosera y complicada para poder señalar que reduce la mortalidad en cáncer de mama. De lo que se trata es de que los diagnósticos conduzcan a un tratamiento más curativo, y eso, en cáncer de mama, se consigue con un diagnóstico precoz"; la recomendación es, por lo tanto, acudir a consulta ante cualquier nódulo sospechoso que no desaparece en unos días.

La recomendación por tanto es que se deben realizar las pruebas de detección cuando corresponda y acudir al especialista si se observa algún nódulo mediante la palpación ya que, reitera, "el diagnóstico precoz del cáncer de mama aumenta las posibilidades de curación de la enfermedad y eso pasa por entrar en los programas de screening por mamografía".

Los hombres también pueden verse afectados por el cáncer de mama, aunque la prevalencia es solo de entre el 1 y 2 por ciento de los casos. No obstante, la detección precoz también es fundamental, "no solo para curarlo, sino para derivar su caso a la Unidad de Consejo Genético, puesto que en estos casos es muy posible que si tiene hijas, sean portadoras del mismo gen que ha desencadenado el tumor en el paciente", advierte González.

EL FUTURO: TRATAMIENTO PERSONALIZADOS

Las recaídas en el diagnóstico precoz se dan en el 15 por ciento de las pacientes; mientras que un 5 por ciento de las mujeres que llegan a la consulta y son diagnosticadas por primera vez tiene la enfermedad avanzada; hasta un 70 por ciento tiene etapas precoces operables.

En la mayoría de las mujeres afectadas no es posible identificar factores de riesgo específicos; los antecedentes familiares de cáncer de mama multiplican el riesgo por dos o tres, sobre todo en los genes BRCA1, BRCA2 y p53, se asocian a un riesgo muy elevado de ese tipo de cáncer. Sin embargo, esas mutaciones son raras y explican solo una pequeña parte de la carga total de cáncer mamario.

Los conocimientos actuales sobre las causas del cáncer de mama son insuficientes, los que sí se sabe es que "el cáncer de mama no es una única enfermedad", y, en este último año, hemos visto que cada vez somos más capaces de diferenciarlo". "Cada día somos más capaces clasificar mejor a cada paciente, por eso el abordaje del cáncer de mama debe ser multidisciplinario, con equipos formados por médicos de distintas especialidades, pero integrados y coordinados, que seleccionen el tratamiento más adaptado a cada perfil", señala.

A su juicio, "esto es lo que sin duda aumentará exponencialmente sus probabilidades de curación"; además de la posibilidad de administrar a cada paciente, teniendo en cuenta su perfil, un tratamiento personalizado, y cirugías menos invasivas. "Lo que vamos a definir en los próximos años es la terapia personalizada lo que significa busca administrar el mejor tratamiento posible a cada paciente, de modo que vamos a conseguir la curación de la enfermedad con la menor tasa de secuelas", afirma.