Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Hasta 80 euros deben pagar al mes los enfermos de hepatitis por sus tratamientos

A la aplicación de dicho pago, que será de un 10% del PVP del medicamento, con un máximo actualmente fijado en 4,20 euros, hay que sumarle el gasto de otros fármacos que ayudan a controlar los efectos secundarios o para el control de los síntomas.

Entre 60 y 80 euros; éstas son las cifras quehasta 89 estiman que tendrán que pagar al mes los pacientes con hepatitis por sus tratamientos para el control de la enfermedad, un gasto que se ve aumentado con la aplicación del copago de fármacos hospitalarios ambulatorios, según ha denunciado este lunes el presidente de la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH), el doctor Juanme Bosh.

 

A la aplicación de dicho pago, que será de un 10 por ciento del PVP del medicamento, con un máximo actualmente fijado en 4,20 euros, hay que sumarle el gasto de otros fármacos que ayudan a controlar los efectos secundarios o para el control de los síntomas.

 

"Es una cantidad que supone una limitación para el paciente", ha explicado el doctor Bosh, quien ha señalado que ésta no es la única "barrera" que impide el acceso universal de los pacientes a los medicamentos; además denuncia las restricciones que se producen en algunas CCAA a la hora de regular el acceso a nuevos medicamentos que pueden beneficiar a pacientes graves.

 

"Si añadimos el copago de la medicación de dispensación hospitalaria, al coste de los tratamientos de inmunosupresor en el caso de los trasplantados, más los tratamientos para los efectos secundarios, etc, se pone a muchísimos pacientes en una situaciones económica crítica", ha explicado el coordinador del Grupo de la Heaptitis C de la Federación Nacional de Enfermos Trasplantados y Hepaticos (FNETH).

 

A estas dos 'restricciones', Sánchez ha denunciado que algunas comunidades están poniendo un cupo o tope de enfermos a los que administrar los nuevos fármacos.

 

Al respecto, el secretario de la Asociación AEEH, el doctor José Luis Calleja, ha demandado que "un cambio en el concepto que tienen las autoridades de la visión economicista de la medicina", ya que el gasto en hepatitis debería de verse como una inversión. "Mayor inversión en la hepatitis supondría una disminución del gasto ya que significarían un menor número de pacientes con cirrosis, menos trasplantes hepáticos, etc..", ha añadido.

 

ALERTA ANTE NUEVOS FÁRMACOS

 

Como ejemplo de la diferente aplicación de las recomendaciones farmacológicas en el tratamiento de la hepatitis realizadas por la AEMPS sobre los últimos tratamientos, han destacado la introducción de la triple terapia para la hepatitis C, que acarreo en un inicio "desigualdades en su incorporación" entre CCAA.

 

Comunidades como Canarias, Asturias, Castilla y León y Aragón, han tardado en acercar la nueva terapia al paciente; actualmente se encuentra en todas las comunidades autónomas, "aunque ha tardado más de lo que debería en llegar al destinatario".

 

Ante situaciones como esta, "haremos todas las presiones posibles para agilizar el proceso y denunciar los casos más estrepitosos", ha recordado el presidente de la AEEH, quien afirma que la sociedad está posicionada al lado del pacientes y actuando a favor de que se acceda a un mayor número de estos avances".

 

A su juicio, "no es de recibo que los avances terapéuticos no lleguen por igual a todos los pacientes"; por eso, y con la vista puesta en la próxima aprobación de hasta cinco nuevos medicamentos que podrían suponer una mejora en la calidad de vida de todos los enfermos -incluidos los más graves-, afirma que "hay que hacer presión para mejorar las perspectivas del paciente".

 

Para el coordinador de FNETH, la solución para evitar esta situación es la puesta en marcha de un Plan Nacional de la Hepatitis, de modo que "todas las CCAA tengan el mismo protocolo y nadie pueda salirse de esa línea".