Hasta 2,4 millones de multa sin cobrar por los derribos ilegales de la calle Labradores

El presidente del Grupo Municipal Socialista, Óscar Puente, y el secretario provincial, Javier Izquierdo, con los edificios derribados de la calle Labradores de fondo. BORIS GARCÍA

El PSOE de Valladolid acusa al Ayuntamiento y a la concejal de Urbanismo, Cristina Vidal, de “negligencia” y pide su cese inmediato por este y otros temas como el del Caso Zambrana.

Casi con total seguridad el Ayuntamiento de Valladolid dejará de cobrar 2.400.000 euros por el derribo ilegal de dos fachadas –número 37 y 39- de la calle Labradores hace cinco años, el 29 de mayo de 2009. Desde entonces, el Consistorio ha dejado caducar el procedimiento de la multa consistente en dos expedientes, uno para el arquitecto que dirigió el derribo y otro contra la empresa propietaria del edificio (Eurocosmos 21), en el que cada uno conllevaba dos sanciones de 600.000 euros cada una, un total de 2.400.000.

 

A día de hoy, en boca del presidente del Grupo Municipal Socialista, Óscar Puente, “es posible que la sanción haya caducado y prescrito, porque ya han pasado más de cuatro años”. En todo caso, la empresa que hizo el derribo ilegal de estos dos edificos está ahora en Concurso de Acreedores y a punto de evacuarse el informe del administrador, que declarará fortuito casi con total seguridad el concurso. De ser así, no habrá posibilidad de repercutir el importe de la sanción, es decir, el Ayuntamiento dejaría de cobrar esos 2.400.000 euros.

 

Por ello, desde el PSOE se ha solicitado en la mañana de este jueves el cese de la concejal de Urbanismo, Cristina Vidal, “por este y otros tantos temas”. “Ante estos hechos, la señora Vidal no puede seguir un minuto más como concejal de Urbanismo, no vamos a parar hasta que deje de serlo. Son los 2.800.000 euros que se quedaron en un cajón de fondos Urban, los 240.000 euros de otra sanción que caducó en Fuente Dorada, los 20 millones de euros del Zambrana, los 2.400.000 de la calle Labradores...”, enumeraba Puente ante todos los casos en los que ha tenido trascendencia la concejal.

 

“El 29 de mayo de 2009, 37 y 39 de la calle Labradores fueron derribados a plena luz del día con conocimiento y consentimiento del Ayuntamiento, que decretó un corte de tráfico para que el promotor, hoy sancionado, pudiera hacerlo con comodidad. Cinco años después sabíamos que había recaído una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de 3 de abril de 2014 en la que se declara la caducidad de la sanción que se impuso a esta empresa promotora por este derribo ilegal. El procedimiento también había caducado otra vez anterior y en otras dos ocasiones con la sanción impuesta a los arquitectos. El Ayuntamiento ha dejado que esto pasara hasta en cuatro ocasiones expedientes sancionadores por 2.400.000 euros por este derribo ilegal”, explicaba el socialista a los medios, rememorando cronológicamente el caso.

 

Según Puente, además, desde el Consistorio no se quería facilitar el documento de la sentencia al PSOE antes de las elecciones municipales, para que no saliera a la luz. “Nos hemos hecho por otra vía con la sentencia pese a que desde el Ayuntamiento no se nos quería entregar, había instrucciones de que no se nos dieran. El alcalde se ha negado a dar información a la oposición de manera flagrante”.

 

240 ‘PAQUIRRINES’

 

Quiso entonces el concejal del PSOE comparar la situación presente con la vivida en los últimos días en Medina del Campo, donde el DJ Paquirrín fue contratado por 10.000 euros y los vecinos se han encargado de echar su sesión para atrás para evitar el gasto, de manera que el encargado de la contratación ha quedado parcialmente cesada de sus cargos.

 

“Hemos visto como una persona en el Ayuntamiento de Medina ha sido cesada por traer a Paquirrín por 10.000 euros, aquí no se hace nada, no se cesa a nadie. ¿Qué tiene que hacer la señora Vidal para que el alcalde la eche? Esto son ‘240 Parquirrines’”, decía en referencia a los 2.400.000 euros de multa sin cobrar.

 

“Habíamos pensado en dar esta comparecencia pública en calzoncillos”, siguió. “Probablemente nos mereceríamos una multa por la ordenanza anti vandalismo, y seguro que esta no habría caducado. Desde el Ayuntamiento se ha hecho lo imposible para que los promotores no pagaran la multa, han trabajado al servicio de los intereses de los de siempre. Se pide a los ciudadanos que paguen tasa de basuras, que paguen sus impuestos, que cumplan sus obligaciones fiscales y un promotor ha quedado absolutamente impune”, concluyó el presidente del Grupo Municipal Socialista.