Hasta 20.000 personas pasaron por una Feria del Libro “muy positiva”

El alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, y la concejal Mercedes Cantalapiedra. J.P.

El alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, destacó el hecho de que se hayan superado “polémicas estériles” y que se hayan recuperado los 220.000 euros de inversión municipal.

“Ya les avanzo que el balance va a ser muy positivo”, comenzaba el alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, mientras tomaba asiento en el Salón de Recepciones del Ayuntamiento para dar explicaciones sobre la 47 Feria del Libro que ha tenido lugar estos días en la Cúpula del Milenio. Efectivamente, parece que las cifras avalan las palabras del primer edil, de manera que 20.000 personas han pasado por las instalaciones y la inversión de 220.000 euros del Ayuntamiento quedará neutralizada por los beneficios obtenidos en venta de libros.

 

Han sido diez jornadas, desde el 25 de abril hasta el pasado domingo, en los que se ha podido ver presentaciones, celebridades de la pluma, exposiciones... y por supuesto cultura. Mucha cultura. Cuarenta y cuatro expositores que han regalado historias e imaginación para dar y tomar. Por ello, para De la Riva los datos son “incontestables”.

 

“De esos 44 expositores, cuatro no estaban el año pasado. De ellos, catorce correspondían a librerías, de las cuales una tampoco estaba el año pasado. Los 20.000 visitantes son una muy buena cifra”, se congratuló el alcalde antes de asegurar que “las polémicas estériles” han quedado neutralizadas.

 

“La Cúpula del Milenio se ha consolidado como emplazamiento, pese a las críticas de la oposición. Los horarios y la climatización del lugar, finalmente han dejado de ser un problema”. Y es que para el máximo dirigente del Ayuntamiento de Valladolid, se trata sin duda de “una de las mejores ediciones de la Feria del Libro de los últimos años”.

 

Las encuestas realizadas a los propios dueños de los expositores también parecen refrendar las estimaciones. Valoración de 6,95 sobre 10 de espacio comercial, un 8,2 a la organización general de la Feria y un 8 para la programación cultural. Por no hablar de que un 80% de estos expositores aseguran haber cubierto sus objetivos económicos.

 

Entre tanto camino dorado, sí hay un pequeño lunar, tal y como ha reconocido De la Riva. Si bien la programación se ha cumplido casi en su totalidad, no llegó propiamente al 100% al no poder realizarse la comparecencia de Ray Loriga –“que tampoco podría considerarse como cancelación, ya que se avisó una semana antes”, dijo el alcalde- y una suspensión por no asistencia de público.

 

Quiso destacar también el alcalde la realización de varios ciclos, como el de noche, el programa de mediación lectora para público familiar o el programa de ilustración, además del acto de hermanamiento con la Feria del Libro de Soria o la jornada formativa ‘Bibliotecarios al día’.

 

¿Cuáles son entonces los deberes para el año que viene? “Mantener lo de este año y, si es posible, que aumente la venta de libros”. Frase que queda sobre el papel. 

Noticias relacionadas