“Haremos una auditoría en el Ayuntamiento de Valladolid para afrontar un rescate ciudadano”

Charo Chávez, candidata de Sí se puede Valladolid, coalición formada por Podemos y Ganemos, asegura que su partido aspira “a gobernar” tras las elecciones del 24 de mayo.

EL CANDIDATO, EN CORTO

 

¿Sirve para algo la campaña electoral?

 

Yo creo que sí. Los estudios demuestran que al menos el 40% del voto se decide en campaña. Y yo creo que es bueno, sober todo en lo local, porque la gente se acerca con quizás otra idea diferente a los candidatos y a las opciones políticas.

 

Si no existiera su partido, ¿a quién votaría?

 

Si no existiera mi partido, creo que no estaría votando. Es más, seguramente estaría fuera de España porque es lo que me planteé antes de todo esto.

 

¿Qué no promete en su programa electoral?

 

No prometo generar falsas expectativas sobre grandes o pequeñas construcciones que son insostenibles pero que sirven para, en el caso de algunos partidos, una buena campaña electoral.

 

Su quiniela electoral para los 29 concejales del Ayuntamiento.

 

Nosotros vamos a ganar. No me voy a mojar porque no tenemos encuestas fiables en la ciudad.

 

Valladolid en una palabra.

 

Innovadora.

Charo Chávez decidió “dar un paso adelante” hace unos meses. Era el momento después de varios años de incertidumbre en su vida personal. Tras estudiar Filosofía y Musicología en la Universidad de Valladolid y completar sus estudios en Berlín, donde pasó siete años, se había propuesto cambiar algo.

 

“Es el momento del cambio”, asegura durante la entrevista con Tribuna. “Lo importante es la voluntad, ya lo decía Nietzsche”, incide para justificar lo que pretende alcanzar junto a su equipo de Sí se puede Valladolid, unión de Podemos y Ganemos, lo que algunos ya han calificado como el partido del 15-M. Este 24 de mayo, el partido intentará tomar la alternativa al Ayuntamiento de Valladolid.

 



¿Cómo marcha la campaña electoral para Sí se puede Valladolid?

 

Charo Chávez: Está siendo menos intensa que la precampaña, antes nos hemos reunido con mucha gente y muchos colectivos, diseñando la campaña, las redes sociales, encargar cosas... Ahora estamos un poco más relajados, con muchas ganas y trabajando mucho.

 

Como partido nuevo que sois, ¿no da un poco de vértigo?

 

C.C.: Un poco sobretodo por la responsabilidad, y por pensar que hace un año estábamos preparando las Elecciones Europeas con la misma ilusión. No nos imaginábamos que íbamos a llegar aquí, teníamos la fuerza y la decisión, estamos en el tablero de juego y se nos tiene en cuenta, más allá de la encuestas que pueden ser más o menos fiables.

 

¿Se han podido hacer las cosas bien pese a la escasez de tiempo que ha tenido Sí se puede?

 

C.C.: Yo creo que sí. Uno tiene que hacer autocrítica, porque todo es mejorable, así que también diré que hemos llegado con el agua al cuello en muchos campos. Los procesos internos que hemos tenido son agotadores, pero hemos llegado. Estamos contentos y tenemos un potencial grande de gente cualificada y con tanta voluntad y dignidad para sacar esto adelante. Lo importante es que al final todo es un ‘sí’, un ‘sí se puede’. Nunca hay un no.

 

Hay quienes les acusan de inexpertos.

 

C.C.: Bueno, cuando llegó el alcalde no creo que un ginecólogo tuviera mucha experiencia en gestión. La inexperiencia política la tenemos, pero no la del día a día, lo que supone sacar adelante un negocio, una familia o, en mi caso particular, una empresa con objetivos económicos. No somos tan inexpertos en las cosas importantes. Esta ciudad no la ha sacado adelante la gestión del alcalde, sino la de las concejalías y los funcionarios cualificados y con muy buena voluntad, a pesar de los recortes en el Ayuntamiento.

 

 

¿Qué destacaría del programa de Sí se puede?

 

C.C.: Es sobre todo las aportaciones de un montón de gente que ha querido trabajar, de colectivos, de personas, de todos los que han querido aportar. Se ha sacado un programa que busca erradicar la emergencia social con una respuesta a algo que ya está siendo una exigencia de la ciudadanía como es la regeneración democrática, la transparencia, la rendición de cuentas y la limitación de mandatos. Y también con una idea de que esta ciudad debe ser innovadora, impulsada desde nuevas innovaciones de otros nichos de mercado, sin prejuicios y con referentes en Europa.

 

¿ Y cuál sería la primera medida de Charo Chávez como alcaldesa?

 

C.C.: Creo que sería la auditoría con control técnico de todos los contratos del Ayuntamiento, de todas sus cuentas y de las instituciones que dependen de ello. Es básico para poder hacer de verdad un diagnóstico certero de la situación y saber qué se puede y qué no se puede afrontar económicamente. Sabemos que ha habido una gran falta de transparencia a pesar de que hayan puesto una nueva página en la web municipal. Los grupos de la oposición han tenido que pedir incluso judicialmente algunas de las cuentas, eso es lo primero que hay que afrontar para poder poner en marcha un rescate ciudadano. Es un clamor por parte de las entidades sociales.

 

¿Se ha desinflado Podemos desde que emergiera en las Europeas?

 

C.C.: Creo que no, Podemos tiene en su esencia una reclamación de la ciudadanía con consenso sobre lo que tiene que ser la política y la democracia, es decir, hacemos ver que estamos hartos de la corrupción y prevaricaciones. El hartazgo ha llevado a que naciera Podemos, y no es que nos hayamos desinflado, sino que ha habido que organizarse. Desde los medios de comunicación, que pertenecen en gran medida a los partidos, se está fomentando este régimen bipartidista, se ha insuflado un miedo al cambio. Eso en las encuestas genera un ambiente que puede hacer pensar que el voto de Podemos no va a ser útil. Pero esto es un camino que se ha emprendido y ya no hay marcha atrás, nuestras acciones dirán quiénes somos.

 

¿A cuántos concejales aspira Sí se puede en el Ayuntamiento de Valladolid?

 

C.C.: Aspiramos a gobernar, no nos vamos a conformar con menos. Después, con los resultados en la mano, ya hablaremos. Es la ciudadanía la que debe decidir su destino, es hora del cambio y necesitamos un proyecto diferente.

 

Mirando programas del resto de aspirantes, ¿se plantea la posibilidad de pactos?

 

C.C.: Tenemos la mano tendida a cualquiera que quiera trabajar en este proyecto colectivo. Hay ciertas líneas como la limitación de mandatos, de sueldos o el rescate ciudadano, pero serán los propios ciudadanos quienes decidirán qué pactos se pueden hacer. En todo caso, habrá casos insalvables.

 

Entonces no se descarta poder pactar con el PP.

 

C.C.: Creo que no coincidimos en el programa, las líneas rojas son hechos. Un partido que lleva gobernando veinte años y tiene escándalos por desobediencia, por prevaricación, causas penales como la Escuela de Música, con un montón de causas judiciales... Hay hechos que demuestran que las conversaciones son insalvables.