Hansen: "Tengo fe de seguir en ACB pero no es 100% seguro"

El Club Baloncesto Valladolid ya tiene, oficialmente, nuevo presidente. Mike Hansen ha tomado posesión del cargo en su primera jornada al frente del club. A su lado, Javier Baró, como adjunto a la presidencia. Ambos han cifrado la deuda en dos millones de euros.

Mike Hansen ha estado acompañado de Javier Baró, su persona de confianza y uno de los elementos de discordia que más han retrasado la llegada del nuevo presidente a propuesta del alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva.

 

Presidente y adjunto a la presidencia ya tienen en sus manos la gestión del Club Baloncesto Valladolid, que estará diferenciada de la Fundación que seguirá con sus mismos patronos pero desligada, a petición propia, de los movimientos que realicen los nuevos responsables del club. 

 

Hansen arrancó su puesta en escena dando el pésame a la familia de Manel Comas, el extrenador morado que falleció esta semana. Dijo que era el momento de "dejar de hablar y ponerse a trabajar", además de apuntar que no tiene "miedo al reto". Su vinculación profesional con Valladolid y, posteriormente, personal, le hacen sentir una relación pasional con el club que va a presidir. "Quiero a este club con locura desde que me puse su camiseta en los años 90".

 

Sobre la situación económica del Club Baloncesto Valladolid, los nuevos responsables fueron categoróricos. "La deuda no es de 800.000 euros (desmintiéndo al presidente de la Fundación, Juan Vela), sino de 2 millones de euros". A ellos hay que sumar los otros cuatro millones asumidos en el proceso de la Ley Concursal. Complicado panorama para mantenerse en la ACB, primera opción que baraja Hansen junto a "comenzar de cero o vender la plaza y salir en LEB". Javier Baró habló claro de la situación económica del club: "Si no tenemos la ayuda de acreedores y trabajadores no hay posibilidad de seguir en ACB", dijo anunciando que habrá recortes en la plantilla administrativa y que buena parte del dinero "estará en la pista". En ese sentido, Hansen afirmó que "este club tiene que hacer las cosas de otra forma y dejar de ser el niño mimado. Hay que quitarle presión al Ayuntamiento".

 

A caballo entre el plano deportivo y el económico, el nuevo presidente del CB Valladolid destacó la importancia del entrenador, Roberto González, al que elogió: "Los valores que tiene son los que definen este club. Esta temporada ha sido capaz de ganar con tres equipos diferentes y nunca ha dicho nada del dinero que se le debía", comentó Hansen, que añadió que será la piedra angular del proyecto deportivo ya que no hay presupuesto para un responsable técnico como había hasta ahora en la figura de Eduardo Pascual.

 

Mike Hansen señaló también que durante este proceso"mucha gente me ha dicho que no sabe si darme la enhorabuena o el pésame, y no quiero el pésame de nadie porque vamos a sacar la situación adelante" aunque tampoco puede asegurar que el club esté la próxima temporada en ACB: "Tengo fe, pero no es 100% seguro".

 

 

Noticias relacionadas