Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Hamilton busca venganza y McLaren regatear otra debacle

Lewis Hamilton en el podio de Australia

El piloto inglés Lewis Hamilton (Mercedes), líder del Mundial de Fórmula 1, quiere aprovechar este fin de semana el apoyo de su público para cobrarse venganza en el Gran Premio de Gran Bretaña, donde Nico Rosberg aspira a seguir acercándose al liderato y Fernando Alonso (McLaren) a llevarse su primera alegría para endulzar una temporada pésima.

La cuadrágesimo novena carrera de Fórmula 1 que se disputa en Silverstone será la de 'casa' para la mayoría de la parrilla, ya que siete de los diez equipos de la competición tienen su base de operaciones en un radio de poco más de 100 kilómetros respecto al trazado inglés.

Sin embargo, Hamilton es quien espera más apoyo de los 140.000 aficionados que se esperan en Silverstorne, cifra récord en la historia de la carrera, cercana al ecuador del Mundial de Fórmula 1 que marcará Hungría dentro de dos semanas justo antes del tradicional parón veraniego.

El líder del Mundial, que ostenta 10 puntos de ventaja sobre Rosberg, persigue un tercer triunfo en el circuito inglés -tras 2008 y 2014- que le igualaría con Jim Clark y Nigel Mansell, aunque sabe que le vuelve a esperar la dura competencia de su compañero de equipo, quien atraviesa un gran estado de forma.

El alemán, ganador en tres de las últimas cuatro carreras, retornó a lo más alto del podio en Austria y sueña con otro éxito para celebrar sus 30 años recién cumplidos. "Me siento listo para ir a tope al ataque en un circuito que me gusta mucho", ha advertido el piloto de Wiesbaden antes de viajar al centro de Inglaterra.

MCLAREN TEME UNA NUEVA DEBACLE ANTE SU AFICIÓN

El Gran Premio de Gran Bretaña también es la prueba casera para McLaren, aunque el equipo de Fernando Alonso no tiene mucho que celebrar con sus aficionados dentro una temporada para olvidar donde solo atesora cuatro puntos, los que Jenson Button ganó con su octavo puesto en Montecarlo.

"Silverstone es rápido y no se adaptará bien a nuestro coche", ha advertido el piloto asturiano quien, a pesar de todo, se sigue sintiendo "optimista" después de las pruebas posteriores a la carrera austriaca en el Red Bull Ring, donde pudo superar las 100 vueltas en su objetivo inaplazable de ganar fiabilidad.

El doble campeón mundial, que acaba de inaugurar su museo-circuito en Asturias, ha pisado en seis ocasiones el podio de un circuito que se le da especialmente bien, aunque es consciente de que, salvo milagro, deberá esperar mejores tiempo para incrementar ese registro, el mejor entre los pilotos de la parrilla actual.

En cuanto al resto de españoles, Carlos Sainz (Toro Rosso) llega a su "circuito favorito" con ánimo revancha, después de sufrir su segundo abandono del año en Austria, donde Roberto Merhi (Caterham) finalizó decimocuarto, el mejor resultado de su corta carrera en la Fórmula 1 que aspira a mejorar durante este curso de aprendizaje.