Hamilton arrasa en Hungaroring; el Ferrari de Alonso... no da para más

El piloto español realizó una buena salida pero luego vio como el ritmo de su Ferrari no le dejó remontar posiciones en la carrera.

El piloto inglés Lewis Hamilton (Mercedes) ha vencido el Gran Premio de Hungría, celebrado en el circuito de Hungaroring, por delante del finlandés Kimi Raikkonen (Renault) y del alemán Sebastian Vettel (Red Bull), quien sigue al frente del Mundial con 38 puntos de ventaja sobre el finlandés y uno más sobre el español Fernando Alonso (Ferrari), que acabó la carrera en quinta posición y desciende un lugar en el Mundial para situarse tercero.

 

Hamilton consigue, de esta manera, vencer por cuarta vez en su carrera en el trazado húngaro, tercera desde la 'pole'. Un doblete que solo él sabe hacer en Hungaroring en los últimos nueve años. El inglés consiguió que los previsibles problemas de degradación de su Mercedes no existieran y dominó la carrera prácticamente de principio a fin. Hamilton y Hungría son un binomio casi perfecto desde que el inglés aterrizara en la Fórmula 1 en el año 2007.

 

Algo que este domingo no puede decir Alonso. El asturiano, que cumplirá 32 años este lunes, no ha podido regalarse un resultado positivo de cara al Mundial y se va al parón de las vacaciones cinco puntos más lejos de Vettel y con Raikkonen de por medio. El de Ferrari realizó una buena salida, en la que adelantó al alemán Nico Rosberg (Mercedes), pero el paso de las vueltas le puso en la situación en la que, por el coche que tiene, le correspondía este fin de semana. La misma de todo el mes de julio.

 

Se esperaba mucho de la salida, por la importancia que parecía que podía tener, pero finalmente fue más ruido que nueces. Entre los de arriba, solo se produjo el citado adelantamiento de Alonso y en el primer paso por meta las tres primeras posiciones no cambiaron.

 

Desde ese momento, Hamilton empezó a marcar el ritmo con Vettel y el francés Romain Grosjean (Renault) cerca de él, mientras que Alonso empezaba a perder tiempo a medida que pasaban las vueltas. Fue un primer parcial de carrera corto para los que salían con neumáticos blandos, ya que estos aguantaron entre las nueve vueltas que los usó Hamilton hasta las 12 de Alonso.

 

Tras un primer paso por 'boxes' sin incidentes de los de cabeza, ocurrió una situación habitual desde que los neumáticos tienen tanta importancia en las carreras. Los pilotos que salen con gomas duras llegan a la cabeza debido a retrasar su parada. Pero, debido a la dificultad de adelantar en Hungría, uno de esos hombres cobró un gran protagonismo: el británico Jenson Button (McLaren).

 

RAIKKONEN Y WEBBER EMERGEN

 

Primero fue Hamilton el que cayó detrás de su compatriota, pero para Lewis su antiguo compañero de equipo no fue problema. Situación que, a posteriori, fue clave para el devenir de la carrera ya que el trío que le perseguía hasta la primera parada estuvo bastante más tiempo detrás del Campeón del Mundo del año 2009 y se abrió un hueco definitivo.

 

Hasta la vuelta 24 no consiguieron adelantar a Button los tres hombres que le precedían e incluso alguno pagó peaje. Vettel se dejó un trozo de alerón en un primer intento de adelantar al inglés, aunque como ya ocurriera en la carrera de Brasil del pasado curso, el alemán va rápido hasta cuando le faltan pedazos de su coche.

 

Una maniobra que repitió de manera más agresiva Grosjean, que también tocó al de McLaren en su pasada. El piloto francés, siempre muy agresivo, acabaría siendo sancionado, pero no por esa maniobra sino por un adelantamiento posterior a Massa en el que usó el exterior de la pista de manera ilegal para sobrepasar al brasileño.

 

Tras la segunda parada de todos los de arriba, emergieron Raikkonen y  Webber. Ambos hicieron una carrera de menos a más y ambos consiguieron dar cuenta de Alonso y meterse en la lucha por el podio con Vettel. Una lucha por el cajón de la que Webber se caería tras su última parada, dejando los puestos de privilegio al finlandés y al alemán, y acabando la carrera en una excelente cuarta posición para él.

 

Las últimas vueltas sirvieron para que Vettel intentara infructuosamente pasar a Raikkonen y para que Hamilton disfrutara de la victoria en Hungría. Su circuito fetiche y en el que está haciendo historia, ya que es el piloto, junto a Michael Schumacher, que más veces ha ganado en el país centroeuropeo.