Hallan una nueva vacuna que podría frenar el cáncer de cuello uterino

La nueva vacuna podría disminuir la incidencia de cáncer de cuello uterino en un 73%, frente al 63% con las vacunas más antiguas, y reducir la mortalidad en un 49 frente al 43%.

Un estudio dirigido por la Universidad de Yale, en New Haven, Connecticut, Estados Unidos, considera que una nueva vacuna para el virus del papiloma humano (VPH) reduciría significativamente los costes de incidencia de cáncer cervical y de salud si los estados coordinaran políticas para mejorar la cobertura, como informan en un artículo sobre su trabajo publicado este lunes en 'Proceedings of the National Academy of Sciences'.

 

El VPH, la infección más común de transmisión sexual en Estados Unidos, es la causa principal de cáncer cervical. Una nueva vacuna disponible a partir del 2015, 'Gardasil 9', proporciona protección frente a nueve tipos diferentes de VPH, incluyendo cinco tipos que causan cáncer que no fueron incluidos en las vacunas más antiguas.

 

Un equipo de investigadores de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Yale School y la Universidad de Waterloo, en Ontario, Canadá, desarrolló un modelo de transmisión para determinar el impacto potencial de la vacuna en los costos de incidencia del cáncer de cuello uterino y la salud.

 

En el nuevo modelo se tuvieron en cuenta varios factores que afectan a la transmisión del VPH y la progresión del cáncer de cuello uterino. Se incorporaron diez tipos de VPH, la demografía, la edad, el comportamiento sexual, así como las políticas de vacunas de cada estado y los patrones específicos de migración.

 

Los investigadores encontraron que el cambio a 'Gardasil 9' resultaría en mayores beneficios para la salud con el mismo o menor costo. En concreto, la nueva vacuna podría disminuir la incidencia de cáncer de cuello uterino en un 73 por ciento, frente al 63 por ciento con las vacunas más antiguas, y reducir la mortalidad en un 49 frente al 43 por ciento.

 

 El estudio también determinó que estas mejoras se podrían realizar con el mismo o menor costo a pesar del mayor costo por dosis de 'Gardasil 9'. En particular, el hallazgo de un aumento de costo-efectividad se mantiene independientemente de que las tasas de vacunación aumenten o se mantengan igual, según el autor David Durham, científico investigador asociado en el Centro de Modelado de Enfermedades Infecciosas y Análisis (CIDMA) en Yale. "La adopción de la nueva vacuna es siempre rentable en relación con las viejas vacunas", apunta.

 

Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), de Estados Unidos, recomienda actualmente la vacunación para las mujeres con edades de 11 a 26 años y hombres de 11 a 21 años. Se recomiendan tres dosis para una protección duradera contra el cáncer de cuello de útero, según los investigadores. El VPH es común tanto en hombres como en mujeres, y puede causar cáncer de ano, la boca/garganta y pene en los varones.