Hallan restos en el accidente en Cuenca que confirman que en la avioneta viajaban también la esposa y otra hija del empresario leonés

La Guardia Civil de la Comandancia de Cuenca ha asegurado que de los restos humanos localizados en la zona del accidente aéreo en el paraje denominado 'Cerro de los Rabadanes', "se desprende que en el siniestro podrían haber fallecido cuatro personas, posiblemente, todas ellas miembros de una misma familia".

La Guardia Civil de la Comandancia de Cuenca ha asegurado que de los restos humanos localizados en la zona del accidente aéreo en el paraje denominado 'Cerro de los Rabadanes', "se desprende que en el siniestro podrían haber fallecido cuatro personas, posiblemente, todas ellas miembros de una misma familia", que serían el constructor leonés Rogelio Fernández Álvarez, su esposa y sus dos hijas, de 27 y 23 años.

 

Hasta el momento, y pendiente del resultado de los informes técnicos, se deriva que la posible causa del siniestro habría sido por el impacto de un buitre contra la aeronave siniestrada, según han informado fuentes de la Delegación del Gobierno en un comunicado.

 

Aunque las primeras versiones apuntaban que Rogelio Fernández y su hija Elisabeth se dirigían desde Alicante hasta Pajares de los Oteros, mientras su esposa y la otra hija de ambos hacían lo propio pero por carretera, vecinos de esta pequeña localidad leonesa de la que es natural 'Geli', como así le conocen, empezaban ya hoy a temer que la aeronave fuera ocupada por estas dos últimas, cuyos cuerpos aún no habían sido localizados.

 

A las 16.58 horas del sábado se recibió llamada en el Centro de Operaciones Complejo (C.O.C.) de la Guardia Civil de la Comandancia de Cuenca, procedente de los Servicios de Emergencia 112, en la que se  participaba un posible accidente aéreo cercano a la localidad de Beamud (Cuenca).

 

Ante tales hechos, se trasladaron hacia la zona varias patrullas de la Guardia Civil y de las primeras gestiones llevadas a cabo, se obtiene como resultado la localización de una avioneta en el paraje denominado 'Cerro de los Rabadanes', término municipal de Cuenca.

 

Posteriormente, se desplazaron al lugar agentes de la U.O.P.J. de la Guardia Civil de Cuenca, con el objeto de llevar a cabo las investigaciones, de las que en un primer momento se pudo comprobar que se trataba del accidente de una avioneta, marca SOTOCA, modelo TB-20.

 

Activados los protocolos establecidos para este tipo de catástrofes, se comprobó que la avioneta siniestrada había salido del aeródromo de Muchamiel (Alicante) y tenía previsto tomar tierra a las 17.42 horas en el aeródromo de Pajares de los Oteros (León), de la que era propietario Rogelio Fernández.

 

A primera de hoy, agentes de la U.O.P.J. de la Comandancia de Cuenca, agentes del Equipo de Identificación en Catástrofes de la Guardia Civil y el Equipo del Instituto de Medicina Legal de Cuenca que apoyados por un helicóptero de este Instituto Armado, con base en Torrejón de Ardoz (Madrid) se han trasladado al lugar, para llevar sobre el terreno labores de investigación.

 

A lo largo de la mañana se han sumado a las labores de investigación varios componentes del Servicio de Aviación Civil y bomberos del Parque de Motilla del Palancar, con el objeto de prestar apoyo y colaborar en la investigación del suceso.

 

PESAR ENTRE LOS VECINOS

 

El propietario del restaurante Casa Aniceto de Jiménez de Jamuz, 'Jimmy', en declaraciones, ha expresado su pesar por lo ocurrido y ha explicado que los cuatro integrantes de esta familia habían viajado hasta Alicante para adquirir un vehículo, con la inicial intención de regresar dos de ellos en el turismo y otros dos en avioneta.

 

Sin embargo, el hostelero temía ya, como así parece confirmarse, que el matrimonio y sus dos hijas, residentes en La Bañeza, regresaran a León a bordo de la aeronave siniestrada. "¡Era amigo y cliente. Es una desgracia la que ha sufrido este hombre, que empezó de la nada y veinte años después era propietario de una gran empresa y cotitular del aeródromo de Pajares de los Oteros!", ha sentenciado 'Jimmy'.

 

El constructor fallecido es primo carnal del alcalde de Santa Elena de Jamuz, Jorge Fernández Álvarez.

Noticias relacionadas