Hallan restos de sangre en la bañera de casa de la desaparecida de Majadahonda

La Guardia Civil ha encontrado pequeñas muestras de sangre y otros restos biológicos (fibras y pelos) en el registro de la vivienda de la mujer desaparecida en Majadahonda. En el segundo registro de la casa, practicado por perros del Servicio Cinológico ayer durante nueve horas, los agentes de Criminalística recogieron gotas de sangre en la bañera y en los desagües.

Durante el registro estuvo presente el casero, y sospechoso de haber matado a la inquilina argentina. Sin embargo, se mostró ausente y poco colaborador y negó cualquier hecho. También estuvo presente su abogado y la secretaria del Juzgado número 1 de Majadahonda.

En el anterior registro de la vivienda, situada en la urbanización La Sacedilla, tuvo lugar un día después de su detención, el 8 de abril. Ayer encontraron unas armas de caza, una picadora de carne industrial y pequeñas manchas rojas, que llevaron, como las halladas ayer, al laboratorio criminalístico.

Los análisis han determinado que se trata de sangre humana, pero no se puede comprobar si pertenece a la víctima porque el AND se encuentra contaminado con lejía. Precisamente, el hermano de la desaparecida, Adriana G., se ha trasladado a España para facilitar muestras de AND con las que comparar.

Por otra parte, los agentes están también intentando recopilar huellas y restos biológicos del coche de la desaparecida, que fue encontrado en la casa en la que reside con su padre en Móstoles. Allí también encontraron el teléfono móvil de la supuesta víctima.

Igualmente, continúan buscando restos humanos en el vertedero de Pinto, cuyas basuras procedentes de la zona de Majadahonda han quedado inmovilizados.

El arrestado, Bruno F., de 32 años, no contaba con antecedentes penales o policiales, pero sí tiene problemas psiquiátricos relacionados con la esquizofrenia. Sin embargo, las mismas fuentes han aclarado que no contaba actualmente con ninguna requisitoria judicial para entrar en un psiquiátrico.