Hacienda prohíbe entregar un anticipo en efectivo cuando el precio total de un coche supere 2.500 euros

Foto: GANVAM

Según fuentes de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam) consultadas por Europa Press, la Agencia Tributaria ha realizado una interpretación "innecesariamente restrictiva e incluso contraria al espíritu de la norma"

EUROPA PRESS

La ley que prohíbe los pagos en efectivo superiores a 2.500 euros cuando intervenga un profesional está generando problemas en concesionarios y compraventas de automóviles, puesto que la norma impide entregar un anticipo o señal en efectivo, sea cual sea su importe, cuando el precio total de un coche o de una intervención de taller supera esos 2.500 euros.

 

   Según fuentes de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam) consultadas por Europa Press, la Agencia Tributaria ha realizado una interpretación "innecesariamente restrictiva e incluso contraria al espíritu de la norma". Por ello, a la espera de una aclaración "oficial", la patronal de vendedores de automóviles seguirá luchando para que se admita el pago parcial en efectivo por importes inferiores a 2.500 euros.

 

   Desde Ganvam ponen como ejemplo la venta de un vehículo con un precio de 10.000 euros, y plantean si el cliente puede entregar un anticipo de 2.000 euros en efectivo (por debajo del límite de los 2.500 euros) y pagar los 8.000 euros restantes mediante una transferencia.

 

   La organización explica que, según una pregunta publicada en el servicio 'Informa' de la Agencia Tributaria, el pago en efectivo, "sea total o parcialmente", supondría un incumplimiento de la prohibición establecida en la ley.

 

   Por ello, cuando los concesionarios, compraventas y talleres se encuentren ante una operación por un importe igual o superior a 2.500 euros, no podrán aceptar ningún anticipo en efectivo. Esto se aplica tanto a los coches nuevos, como a los usados y a las reparaciones.