¿Haces deporte? De poco sirve si no descansas bien

Ejercicio. Esfuerzo Físico

En muchas ocasiones, a pesar de realizar buenas sesiones de ejercicio, no se ven los efectos o mejoras en el rendimiento físico y, para colmo, se está demasiado cansado para continuar con el entrenamiento. ¿Por qué ocurre esto? La respuesta puede estar en una falta de descanso.

 

El descanso es tan necesario como el ejercicio físico. Las adaptaciones del organismo al esfuerzo tienen lugar cuando el cuerpo está en reposo, por lo que si el descanso es inadecuado o insuficiente, los efectos del ejercicio no llegarán a producirse.

 

Los expertos técnicos de Go Fit recomiendan establecer un tiempo adecuado de descanso entre una sesión de ejercicio y otra. Si el período es demasiado corto, se producirá fatiga y no se apreciarán mejoras, y si es demasiado largo, tampoco se verá una progresión. Un buen sueño y una alimentación adecuada son claves para mejorar la condición física.

 

El sueño es especialmente importante, ya no solo para el ejercicio, sino para la salud. Lo más recomendable es dormir entre 7 y 9 horas en el caso de los jóvenes y adultos, y entre 7 y 8 si se es mayor de 65 años, según los expertos.

 

¿Y SI NO PUEDO DORMIR?

 

A muchas personas les cuesta dormir, especialmente tras realizar ejercicio físico. Una de las razones es que no dejan suficiente tiempo entre el entrenamiento y la hora de irse a la cama, lo que hace que, aunque el cuerpo esté fatigado, la mente continúe activa.

 

Los expertos de Go Fit recomiendan esperar unos 60 minutos tras una sesión moderada, y hasta dos horas en el caso de un entrenamiento de intensidad media o alta, además de terminar la actividad física con una parte de ejercicios de relajación.

 

Entre un 25 y un 35 por ciento de la población española padece insomnio transitorio, según la Sociedad Española de Neurología. El ejercicio físico también facilita la conciliación del sueño, si se realiza mucho antes de dormir. Si aún así no se consigue dormir, es aconsejable leer o darse un baño, establecer una rutina acostándose y levantándose a la misma hora y evitar las bebidas estimulantes.