Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

Hacer más ejercicio no significa quemar más calorías

Hacer deporte (Foto: E. P.)

Según un reciente estudio elaborado por un equipo de investigadores de la Universidad de la Ciudad de Nueva York, no por dedicar más tiempo al deporta se consigue perder más peso, al menos no a largo plazo.

Hay ciertas épocas del año en las que los gimnasios (y demás centros deportivos) se llenan de personas que buscan bajar esos 'kilitos' de más: después de la navidad, antes del verano con la llamada operación bikini y, por supuesto, después de 'pasarse un poco' en la época estival. En esos momentos, y muchos otros, se escucha a gran cantidad de nuevos deportistas repetir eso de que hacen mucho deporte... porque así se queman más calorías. ¿Es esto verdad?

 

Según un reciente estudio elaborado por un equipo de investigadores de la Universidad de la Ciudad de Nueva York, no por dedicar más tiempo al deporta se consigue perder más peso, al menos no a largo plazo. El motivo, según la investigación, es que nuestro cuerpo se adapta al gasto de energía a partir de cierta cantidad de ejercicio.

 

El cuerpo se adapta al ejercicio

 

Esto quiere decir que el consumo de calorías se estabiliza una vez que nuestro cuerpo se acostumbra a hacer un deporte durante un determinado tiempo.  En otras palabras: doblar la cantidad de ejercicio físico no supone consumir el doble de calorías, tal y como ejemplifican en Scientific American, que se han hecho eco de la noticia.

 

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores, liderados por Herman Pontzer, analizaron los hábitos de alimentación y ejercicio físico de más de 300 personas (hombres y mujeres) durante una semana. Lo interesante del estudio es que los autores pudieron registrar una relación entre la actividad física y el gasto calórico al principio, pero después observaron que el consumo de energía se estabilizaba a lo largo del tiempo.

 

Scientific American recuerda que un trabajo anterior, publicado en PLos ONE, "los investigadores hallaron los mismos resultados en miembros de la población hadza, un grupo étnico cazador recolector del norte de Tanzania: presentaban una saturación en el consumo de energía".

 

Es decir, que aunque se podría pensar que, por la importante actividad física que realizan a diario, este grupo étnico requería cantidades energéticas más altas, "no es así". Tal y como explican los investigadores, el gasto diario de energía humano constituye un rasgo fisiológico que ha evolucionado sin tener en cuenta las diferencias culturales entre unas regiones y otras.

 

Consumo energético 

 

Basándose en estos estudios, esta página especializada en ciencia explica que el gasto total de energía aumenta con el ejercicio físico en los niveles de actividad bajos, pero que se estabiliza una vez que los grados de ejercicio son más altos "ya que el cuerpo se adapta para mantener el consumo de energía total dentro de un marche estrecho".

 

"Los científicos sospechan que el cuerpo se adapta y trata de mantener la demanda de alimentos en un determinado rango, incluso si el esfuerzo físico es alto", explican en Scientific American, que apostillan: "ello lo consigue a través de un gasto energético eficiente".

 

Un último apunte: estos datos no cuestionan que la actividad física sea saludable, porque no lo es: el deporte es necesario para la salud. En palabras del autor principal del estudio:"El movimiento es muy importante para la salud". La investigación sólo viene a descartar la creencia popular que dice que una mayor actividad física lleva consigo un mayor consumo de calorías.