Guardiola se niega a dar la mano al entrenador rival por la dureza de su equipo

Pep Guardiola (Bayern Munich)

El entrenador del Bayern de Múnich, Pep Guardiola, mostró su enfado tras la derrota de su equipo en un partido amistoso ante una selección de la MLS estadounidense debido al juego duro del rival a lo largo del encuentro, un hecho que provocó que se negase a dar la mano al técnico norteamericano Caleb Porter.

El choque, que finalizó con 2-1 para la escuadra norteamericana gracias a los tantos de Wright-Phillips y Donovan, que dieron la vuelta al gol inicial de Lewandowski, fue objeto de polémica por unas duras entradas sobre los jugadores bávaros.

De hecho, en el minuto 79, Schweinsteiger, Lahm, Müller y Götze, quienes habían comenzado el partido en el banquillo, saltaron al campo. Sin embargo, el primero de ellos tuvo que retirarse del terreno de juego minutos después por una entrada que provocó el enfado de Guardiola.

Tras el encuentro, disputado en Portland esta madrugada, el entrenador español negó el saludo a su homólogo. No obstante, sí estrechó las manos de los árbitros, aunque les recriminó su permisividad con la dureza del combinado de la MLS antes de marcharse rápidamente al túnel de vestuarios.

El futbolista estadounidense Landon Donovan, exjugador del Bayern, comentó la polémica situación tras el partido. "Entiendo que no quiera que sus jugadores acaben dañados. No han sido entradas bonitas, pero tampoco son las peores que he visto. Espero que 'Schweiny' no esté lesionado", aseguró el jugador en declaraciones a ESPN.