Grupo A: Brasil e Italia no pueden despistarse ante México y Japón

Balotelli, delantero de la selección italana

La lucha se centra en el primer puesto para evitar el teórico cruce con España en semifinales aunque nadie se podrá relajar en un grupo a priori más igualado que el B. 

Las selecciones de Brasil e Italia, dos campeonas del mundo, se disputarán a priori el primer puesto del grupo A de la Copa Confederaciones, en el que México y Japón parten un paso por detrás, pero como rivales que deben tomar en serio los de Luis Felipe Scolari y Cesare Prandelli.

 

Las dos grandes favoritas de este grupo A tratarán de acabar en primer lugar, ya que de esta manera evitarían un hipotético cruce en semifinales con la campeona del mundo, España, siempre y cuando la escuadra de Vicente del Bosque acabe liderando el grupo B, en el que está junto a Uruguay, Nigeria y Tahití.

 

Brasil llega inmersa a esta cita envuelta en un mar de dudas, ya que el buen plantel del que dispone Luis Filipe Scolari no se corresponde con los resultados y con el juego que despliega la 'canarinha' últimamente. Por ello, casi se exige que la anfitriona reedite este título para reforzar sus opciones a un año de la gran cita, el Mundial.

 

Además, Brasil cuenta con otro 'hándicap', que es la juventud y la inexperiencia de varios de sus mejores jugadores. Por lo que la presión de ser anfitriones y máximos favoritos en este torneo puede pasar factura, sobre todo después de gozar de pocos partidos de competición oficial.

 

Sin embargo, la pentacampeona del mundo, que preparó el torneo con un empate ante Inglaterra (2-2) y con una clara victoria ante Francia (3-0), tiene un elenco de estrellas, en las que finalmente no han entrado ni Kaká ni Ronaldinho, que juegan en varios de los mejores equipos del mundo, por lo que a priori son una selección a tener en cuenta para conquistar tanto la Copa Confederaciones como la cita mundialista del año que viene, no sólo por su condición de anfitriona, sino también por el nivel de su plantilla.

 

La principal figura de la 'verdeamarela' es sin duda el nuevo y flamante fichaje del FC Barcelona, Neymar da Silva, que a sus 20 años cargará con la responsabilidad de devolver a lo más alto a una selección que no conquista un Mundial desde el año 2002.

 

Aún así, otros jugadores de renombre como Thiago Silva, jefe atrás, Lucas Moura, potente complemento de calidad para el ex del Santos y que ha demostrado su calidad en el PSG, Hernanes u Oscar serán fundamentales en el devenir de la selección brasileña en este torneo, donde debe empezar su verdadero camino hacia el sueño del hexacampeonato.

 

LA NUEVA ITALIA, UNA DE LAS FAVORITAS 

 

Italia, por su parte, llega a esta cita con ganas de consolidar las buenas sensaciones mostradas últimamente. Cesare Prandelli logró devolver a la 'azzurra' a su lugar tras el fracaso de la Eurocopa de 2008 y del Mundial de 2010, y se metió en esta cita como subcampeona de Europa al no poder frenar a España en la final del pasado campeonato europeo.

 

Para ello, el extécnico de la Fiorentina decidió apostar por el trato del balón y, sin olvidar las características del ADN de la segunda selección más laureada, decidió hacer una profunda renovación dando el mando a los nuevos jóvenes valores que están saliendo en la Serie A.

 

De todos modos, la tetracampeona del mundo, que actualmente lidera destacada su grupo de clasificación para el Mundial, en la que aún no ha perdido ningún partido y donde aventaja en cuatro puntos a Bulgaria, llega a la cita tras dejar una pobre imagen en su último amistoso, donde empató a dos con la modesta Haití, tras ir ganando 2-0. Días antes jugó un partido oficial, ante la República Checa, donde sacó un positivo empate sin goles.

 

La plantilla que dirige Césare Prandelli combina a la perfección juventud y veteranía, donde se mantiene buena parte del bloque que le hizo brillar en Polonia y Ucrania y cuya base es la Juventus, nueva dominadora del 'calcio'.

 

Así, la 'azzurra' tiene el liderazgo de los sempiternos Gianluigi Buffon, Andrea Pirlo o Daniele de Rossi, a los que se unen jóvenes de calidad como Sebastian Giovinco o Ricardo Montolivo, y su buena, peligrosa e imprevisible delantera comandada por Mario Balotelli y Stephan El Shaarawy.

 

MÉXICO, A DAR LA SORPRESA 

 

El tercer equipo en discordia de este grupo A debería ser la selección de México. La 'tricolor' se impuso en la Copa de Oro de la CONCACAF en 2011, derrotando en la final a Estados Unidos por cuatro goles a dos, pero actualmente los de José Manuel de la Torre no atraviesan su mejor momento.

 

Los aztecas están inmersos en una mala racha que les ha llevado a ganar sólo uno de sus últimos nueve partidos, aunque tampoco han perdido sumando hasta ocho empates. Con problemas para hacer gol, pese a disponer en sus filas a un delantero de talla mundial como Javier Hernández, y en peligro el billete directo para el Mundial de Brasil, las críticas se han vertido sobre De la Torre, que ya ha dejado claro que no piensa en dimitir y que dirigirá la selección en la Copa Confederaciones.

 

La realidad es que México, que el pasado verano vivió un gran éxito al coronarse campeona olímpica doblegando a Brasil y campeona de la Confederaciones en 1999, lleva un equipo muy competitivo a Brasil y aunque las dos grandes favoritas parecen un pequeño escalón por encima, intentarán ponerlo difícil y lucharán por estar en las semifinales.

 

La baja más sensible de la selección azteca será la del realista Carlos Vela, pero en la lista definitiva hay varios jugadores de renombre como Héctor Moreno, 'Chicharito' Hernández, Giovanni Dos Santos o Andrés Guardado, que pretenden hacer de México un hueso duro para cualquier rival que se le ponga en el camino.

 

JAPÓN QUIERE DAR UN PASO MÁS

 

La selección japonesa quiere quitarse el papel de 'cenicienta' de este complicado grupo A. La campeona asiática está en continua evolución y bajo su calidad técnica quiere mostrarse como un rival competitivo que amenaza con hacer pagar caro cualquier despiste de sus rivales.

 

Además, el combinado de Alberto Zaccheroni, un técnico conocido por su buen gusto futbolístico, llega a esta cita en Brasil repleta de confianza, ya que la semana pasada se convirtió en el primer combinado en clasificarse de forma matemática para el Mundial del año que viene.

 

En la plantilla nipona, aún en busca de un goleador que le haga subir al nivel, existen jugadores de renombre que ya empiezan a ser más habituales de las principales ligas europeas, y entre los que destacan Shinji Kagawa (United); Keisuke Honda (CSKA de Moscú); Yuto Nagatomo (Inter) o el goleador Shinji Okazaki (Stuttgart).