Germán Delibes agradece su premio y recuerda que la clave en la investigación es "trabajar a las duras y a las maduras"

Germán Delibes.

El catedrático de Prehistoria de la Universidad de Valladolid (UVA), Germán Delibes de Castro, ha recibido  "con satisfacción y responsabilidad" la noticia de que el jurado del Premio Castilla y León de Restauración y Conservación del Patrimonio le ha concedido el galardón de la edición 2012, que ha agradecido "profundamente" tras asegurar que "la clave en la investigación es trabajar a las duras y a las maduras".

Con esta frase, el docente ha subrayado que, "aún en tiempos de crisis, cuando la financiación es tan reducida, es posible desarrollar tareas investigadoras en las que, habitualmente, el trabajo predomina sobre el talento".

 

"Esto último es lo que me ocurre a mí, ya que me considero más trabajador que talentoso. De hecho, opino que quienes me han concedido el reconocimiento me consideran mejor arqueólogo de lo que soy", ha expresado con humildad y entre risas para Europa Press.

 

En este contexto de "felicidad y un poco de incredulidad", el prehistoriador ha reconocido que ha recibido "bastantes llamadas y correos electrónicos" de compañeros y alumnos que han aprovechado la felicitación para agradecerle su papel como profesor.

 

Precisamente a esos alumnos y a su familia ha querido Delibes de Castro dedicar el premio. Y es que el catedrático entiende "lo importante que es la relación entre un docente y los estudiantes", ya que también para él fue "fundamental" en su trayectoria la "huella" que dejaron en su persona las enseñanzas de profesores como Martín Val y Valín, "entre otros".

 

Por otra parte, el premiado ha subrayado como "clave de todo lo que ha conseguido en la vida" la pasión, "una pasión que no desaparece por cuestiones económicas". Así, aunque Germán Delibes ha reconocido que los recortes de becas y ayudas han mermado en el último año el número de jóvenes que deciden decirse a la investigación al concluir sus estudios, sostiene que es "posible y necesario" continuar apostando por nuevos proyectos que contribuyan a "dejar a las nuevas generaciones un legado arqueológico saneado".

 

Actualmente, su contribución propia en este contexto radica en las labores que desarrolla desde enero junto a otros estudiosos en las zamoranas lagunas de Villafáfila, donde se han descubierto restos de una explotación de sal prehistórica. "La arqueología de la sal data de muy antiguo, aunque entraña dificultades respecto al estudio porque su rastro desaparece con el tiempo", ha detallado el catedrático de la UVA.

 

LA DIVULGACIÓN CIENTÍFICA COMO RETO

 

De este modo, en esta "época de crisis en las que tanta gente lo pasa mal", Germán Delibes entiende que "no es el mejor momento para pedir al Estado que invierta más dinero en las investigaciones". Apuesta porque "no haya comprensión con asuntos como el de los sobres de Bárcenas", pero sí con aquellos que repercuten en los grupos sociales más desfavorecidos.

 

"Es lo que nos toca vivir. Por eso, lo que ahora debemos hacer es tomar nota de quienes se esfuerzan por divulgar la actividad científica para que la arqueología sea entendida como algo que pertenece a todos los ciudadanos", ha concluido el nuevo Premio Castilla y León de Restauración y Conservación del Patrimonio.