General Motors dejará de vender Chevrolet en Europa desde 2016

Esta decisión tendrá un impacto de hasta 740 millones de euros en el balance de General Motors. Garantía y piezas de recambio aseguradas para todos los coches que venda hasta finales de 2015.

El consorcio automovilístico General Motors ha anunciado su intención de dejar de comercializar automóviles de la marca Chevrolet a gran escala en el mercado europeo desde 2016, como consecuencia de la complicada situación económica de la región y de su modelo de negocio. Chevrolet continuará comercializando tanto en Europa occidental como del Este sus modelos calificados como 'icónicos', como el deportivo Corvette, aunque bajo pedido por parte de los clientes, mientras que en Rusia y en Reino Unido (Commonwealth) continuará con su actividad comercial normal, debido a la buena implantación de la firma.

 

General Motors afirmó que esta medida permitirá mejorar la presencia de Opel y Vauxhall en Europa, al tiempo que contribuirá a reducir la complejidad del mercado relacionada con la coexistencia de compañías como Opel y Chevrolet en los mismos países. La empresa indicó que Chevrolet está "claramente definida" y es más competitiva en Rusia y en los países de la Commonwealth en los segmentos en los que participa. La salida, a gran escala, de Chevrolet de Europa occidental y del Este coincide con la finalización del plan de expansión de Cadillac en la región europea, donde reforzará su presencia y expandirá su red de distribución en los próximos tres años, período en el que lanzará "numerosos" nuevos modelos.

 

El presidente y consejero delegado del consorcio con sede en Detroit (Michigan), Dan Akerson, indicó que Europa es una región "clave" para la compañía, que se beneficiará de la solidez de las marcas Opel y Vauxhall y de la expansión de Cadillac. Además, indicó que la decisión en relación con Chevrolet permitirá concentrar los esfuerzos y las inversiones del consorcio estadounidense donde existan mayores oportunidades de crecimiento para la marca.

 

En este sentido, señaló que estas iniciativas estratégicas son beneficiosas para todas las marcas del grupo y destacó que serán positivas para los clientes europeos, que tendrán acceso a vehículos de marcas de General Motors "bien definidas y vibrantes".

 

GARANTÍA Y PIEZAS HASTA LA ÚLTIMA UNIDAD QUE SE VENDA

Como parte de su salida de Europa en 2016, Chevrolet trabajará con su red comercial en Europa del Este y occidental para definir los próximos pasos y para asegurar el cumplimiento de las obligaciones con los clientes. Así, presidente de la firma en el 'Viejo Continente', Thomas Sedran, apuntó que los clientes mantendrán la garantía, piezas y servicios de sus vehículos comprados hasta finales de 2015.

 

En la actualidad, la mayor parte de los vehículos de la gama de la marca de la pajarita vendidos en Europa se fabrican en Corea del Sur, por lo que la empresa trabajará para mejorar la rentabilidad y reducir los costes de sus operaciones en dicho país asiático. General Motors estima que el fin de la actividad comercial a gran escala de Chevrolet en Europa tendrá un impacto sobre sus resultados de entre 700 y 1.000 millones de dólares (entre 518 y 740 millones de euros) en la primera mitad de 2014.