Gato desconocía que tenía que abstenerse en la firma del contrato de su cuñada

El concejal de Hacienda del Ayuntamiento de Valladolid dice que no intervino "para nada" en el proceso de selección y simplemente formalizó el contrato, al igual que "otros 500" en lo que va de año.

El concejal de Hacienda, Personal y Promoción Económica del Ayuntamiento de Valladolid, Antonio Gato, ha asegurado este viernes que desconocía que tuviera obligación de abstenerse de firmar el contrato formalizado a su cuñada para un puesto de técnico externo dependiente del Área de Medio Ambiente porque no intervino "para nada" en el proceso de selección y simplemente formalizó el contrato, al igual que "otros 500" en lo que va de año.

 

Así lo ha explicado el edil del PSOE en declaraciones a Europa Press después de que una información del medio digital UltimoCero haya dado a conocer este hecho, que habría supuesto que el concejal incurrió en incompatibilidad al firmar el contrato de una persona con la que tiene rango de afinidad.

 

Antonio Gato ha explicado que sí que tenía conocimiento de que su cuñada había participado en el concurso para una de las tres plazas de técnicos convocadas con motivo del proceso de revisión de la gestión del ciclo hidráulico y que había resultado seleccionada, pero ha recalcado que no intervino en momento alguno. De hecho, ha apuntado que de los miembros del tribunal, que incluía técnicos del Área de Medio Ambiente o representantes de los sindicatos, sólo pertenecía a Hacienda la secretaria, que no tenía derecho a voto.

 

También ha recordado que los candidatos para cada uno de los puestos fueron aportados por parte del Ecyl, mientras que ha subrayado que su familiar tenía la mejor puntuación en cuanto a currículum junto a otros cuatro candidatos al puesto de técnico titulado en Económicas y Empresariales, así como la nota más alta en la prueba escrita.

 

Por todo ello, ha matizado el concejal, cuando el contrato definitivo llegó a la mesa de su Concejalía en el mes de enero, no pensó que tuviera el deber de abstenerse. "Es uno de los 500 contratos que he firmado este año. Casi todos los días firmo alguno", ha justificado Gato.

 

El concejal de Hacienda, Personal y Promoción Económica ha defendido que el procedimiento se desarrolló con "transparencia" y de forma "impecable".

 

Sin embargo, ha reconocido que la normativa establece que tanto en este caso de afinidad como en otros muchos existe el deber de abstención por parte de un cargo público, de modo que ha apuntado que el trámite presenta un "defecto formal subsanable", tal y como asegura que le ha explicado el secretario general del Consistorio.

 

De hecho, Antonio Gato ha asegurado que este asunto se conoce "en el equipo de Gobierno y en el Ayuntamiento desde hace meses" y, de hecho, ha apuntado que el Grupo Municipal Popular solicitó el expediente en marzo y se le dio acceso para que lo estudiarán "y no dijeron nada ni convocaron una rueda de prensa". Por ello, ha reprochado que ahora, cuando un medio de comunicación se ha hecho eco de la información, los concejales del PP hayan mostrado su "sorpresa" y "preocupación" por el asunto.

 

Asimismo, ha añadido que el acto contractual es firme, pues no se presentó recurso para la plaza que fue asignada a su familiar. Sí que se ha recurrido, en cambio, otra correspondiente a ingeniero industrial.

 

Al tener firmeza el contrato, según Gato, la solución que procede sería que el alcalde, Óscar Puente, convalide el expediente. De hecho, ha reconocido que así debería haberse formalizado el contrato si él se hubiera abstenido.