Gasolineras acusan al 'centimo sanitario' de dejar un 'agujero' de 600 millones

Las gasolineras, respaldados por Cecale, acusan a la Junta de "soberbia" por no rectificar pese a vaticinar los "perjuicios irreversibles" causados.

Los colectivos de estaciones de servicio y de vendedores al por menor de carburantes y combustibleshan cifrado hoy en más de 600 millones de euros el "agujero" dejado en la Comunidad por la ilegal aplicación del 'céntimo sanitario' y han acusado a la Junta, especialmente al presidente, Juan Vicente Herrera, y a la titular de Hacienda, Pilar del Olmo, de causar con su actitud "soberbia" y su "falta de diálogo" perjuicios "irreparables e irreversibles".

 

La cifra global sería la resultante de sumar los más de 300 millones que la administración, según la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE, debería devolver a los contribuyentes de Castilla y León--transportistas y ciudadanos en general--por el tramo estatal de 2,4 céntimos aplicado en 2010, 2011 y 2012 y el autonómico correspondiente al periodo entre el 1 de marzo y 31 de diciembre de 2012, junto con los 200 y 120 millones que la Junta dejó de ingresar en 2012 y 2013, respectivamente, por la caída de las ventas de combustible.

 

En este sentido, responsables de la Asociación de Vendedores al por Menor de Carburantes y Combustibles (Avecal) y de la Federación Regional de Asociaciones de Estaciones de Servicio (Fereclaes), respaldados por el presidente de Cecale, Santiago Aparicio, han reclamado a la administración la ejecución inmediata de la sentencia, al igual de lo ocurrido con la relativa a la 'doctrina Parot', y consideran que para optar a la devolución de las cantidades abonadas injustamente debería bastar un simple certificado bancario del repostaje realizado.

 

El fallo del TJUE ha sido acogido con sabor agridulce por los colectivos afectados, a los que, según el presidente de Cecale, se han ocasionado "perjuicios irreversibles" en forma de "pérdida de competitividad y empleo, deslocalización de empresas, cierre de gasolineras, empresas de transporte y centros hosteleros, así como por la apertura de rutas alternativas que difícilmente volverán a Castilla y León", en referencia a aquellos itinerarios abiertos por los transportistas para repostar en comunidades limítrofes donde no se aplica el 'céntimo sanitario'.