Gasol se despide de su amigo Kobe Bryant en el partido 'del desmadre ofensivo'

Gasol defiende a Kobe Bryant durante el partido de las estrellas

La 65ª edición del partido de las estrellas de la NBA en Toronto ha confirmado la deriva del evento en una sucesión de jugadas espectaculares sin tensión competitiva, en el que la Conferencia Oeste se ha impuesto a la Conferencia Este (196-173).

En su sexta participación en el partido, el pívot español, único no estadounidense sobre el parqué del Air Canada Centre, disputó 14:31 minutos en los que aportó 9 puntos y 7 rebotes. En un partido donde apenas se lanzaron siete tiros libres en total, cuatro llevaron la marca de Gasol, síntoma de que su estilo sobrio no encaja en un espectáculo cada vez más 'desmadrado'.

Si en épocas anteriores los mejores jugadores del planeta sí se 'picaban' por momentos, este año las defensas fueron directamente inexistentes y se alcanzó la friolera de 369 puntos, nuevo récord histórico superando por siete el registro del año pasado.

Entre el rosario de datos abultados que dejó un partido tan peculiar, destacan los 41 puntos y 9 triples -otro récord- de Paul George, los 31 de un Russell Westbrook que repitió designación como 'MVP' del partido o el hecho de que 16 de los 24 jugadores alcanzaran dobles dígitos de anotación.

Bryant, el gran protagonista de la noche, apenas anotó 10 puntos y vio cómo LeBron James, que solo sumó tres más, le arrebataba la marca honorífica de máximo anotador en la historia del partido. El jugador de Los Angeles Lakers se tomó la noche como una distendida despedida y los micrófonos captaron cómo retaba a Gasol con un "¡Vamos, Pau!" en un mano a mano entre ambos.

Compañeros de equipo durante seis temporadas y media y artífices de dos anillos conquistados por la franquicia angelina, el alero y el pívot dejaron una de las imágenes de la noche al fundirse en un emotivo abrazo sobre la pista, dentro de un partido que supo a poco después del espectacular concurso de mates protagonizado la noche anterior por Zach LaVine y Aaron Gordon.