Garitano: “Me gusta que mis equipos tengan un ritmo de juego alto, tanto en ataque como en defensa”

Gaizka Garitano posa para la entrevista sobre el césped del José Zorrilla. A.MINGUEZA

El entrenador del Real Valladolid incide en que “la mejor manera de ganar es jugar bien” en una entrevista para TRIBUNA, y asegura que “quiere jugadores comprometidos y de calidad”.

 

Gaizka Garitano (Derio, Vizcaya, 9-7-1975) llega a la sala de prensa de Zorrilla con una sonrisa en el rostro. Tras otro de sus primeros entrenamientos como técnico del Real Valladolid, no oculta su fatiga antes de aposentarse en una silla en la que normalmente se sentaría un periodista. “Venga, vamos allá”. El acento vasco hace en cierto modo inevitable la comparación con uno de sus maestros, José Luis Mendilibar, con quien precisamente también comparte objetivo en su primera temporada en Valladolid. El ascenso espera.

 

 


 

Pregunta: Tras apenas una semana de actividad, ¿qué tal los primeros entrenamientos?

 

Gaizka Garitano: Bien, están entrenando con ganas los chavales, aunque la mayoría son del filial, ya sabes que solo estamos con ocho del primer equipo. Las sensaciones son buenas y no hay lesionados, que es lo importante.

 

P.: ¿Qué plan de entrenamientos tiene para esta pretemporada?

 

G.G.: La primera semana está siendo de introducción, sobre todo de cargar volumen, más que de contenidos. A partir de la segunda ya habrá más de estos contenidos, más ideas de juego. La tercera iremos a Mondariz, donde estaremos más y esperamos tener una concentración con más gente del primer equipo para los amistosos. Ahí veremos un poco más lo que queremos.

 

P.: Efectivamente, por ahora con pocos efectivos...

 

G.G.: Es lo que hay, no hay que quejarse. La parte positiva es que podemos ver a los chavales jóvenes, vemos lo que pueden hacer y les conocemos. Por ahora hay que esperar.

 

P.: ¿Ha pedido Garitano el fichaje de algún jugador concreto?

 

G.G.: No, no he pedido nada. Estamos trabajando para ver los jugadores que nos gustan y en algunos casos podrán venir, en otros no... Creo que finalmente se hará buen equipo.

 

P.: Con los aficionados con ganas, ¿cuándo empezarán a llegar estos fichajes? ¿Se espera alguno inminente?

 

G.G.: La temporada es larga, lo importante es acertar con la gente, no hay que tener prisa. Si el club hubiera querido tener la plantilla cerrada ya la habría tenido, pero hay que intentar que vengan jugadores acorde a las exigencias que tenemos.

 

P.: ¿Qué tipo de jugadores quiere Garitano en su plantilla?

 

G.G.: Buenos (ríe). Los que queremos todos los entrenadores. Jugadores de calidad con trabajo y compromiso. Tenemos que intentar buscar a todos los jugadores que podamos siempre acorde con las posibilidades que tenemos.

 

P.: ¿Pero prefiere calidad o implicación?

 

G.G.: Las dos cosas, con implicación y sin calidad no nos salen las cosas. Y solo con calidad y sin trabajo, implicación, condiciones físicas y entusiasmo, todas esas cosas que hacen falta para jugar, tampoco nos vale, no es suficiente.

 

Garitano durante la entrevista a TRIBUNA. ALBERTO MINGUEZA

 

P.: ¿Cuál es la máxima de Gaizka Garitano para ser buen entrenador?

 

G.G.: Competir es una palabra que me gusta mucho. Jugar está bien, y a todos nos gusta, pero jugar y competir no es lo mismo, así que hay que intentar ganar.

 

P.: El día de su presentación incidía en eso, en que es importante jugar pero sobre todo ganar. ¿Debe atenerse la afición a un entrenador resultadista?

 

G.G.: No, a ver, todos los entrenadores son resultadistas, pero a mí me encanta jugar bien. De hecho la mejor manera para ganar es jugar bien, pero siempre digo que en Segunda hay que hacer otras cosas además de jugar la pelota desde atrás, sobre todo si se tiene jugadores para ello. Al final es la mejor manera para ganar, aunque insisto en que en Segunda hay que correr, hay que hacer daño en los córners, hay que tener experiencia, hay que manejar los resultados, hay que llegar bien a la jornada 30, 30 o 40 físicamente... Hay que hacer otras cosas que no solo es jugar bien al fútbol, que también.

 

P. Vamos, que la afición no tiene que temer que los partidos del Real Valladolid sean aburridos, como pudo ser en alguna ocasión el año pasado.

 

G.G.: Bueno, yo el año pasado cuando veía al Valladolid le veía jugar bien al fútbol, no sé. Cuando tengamos los futbolistas que vamos a tener veremos la posibilidad de jugar a una cosa o a otra, además de las ideas que tenga yo. Ya lo veréis según vayan llegando los jugadores.

 

P.: Defina en un par de frases el juego que quiere desarrollar Garitano.

 

G.G.: Me gusta que los equipos tengan un ritmo alto de juego, que sean rápidos en las transiciones, tanto en defensa como en ataque. También que sean ordenados y equilibrados y que a partir de esto ataquemos lo más rápido posible y que lleguemos con gente. Lo que nos gusta a todos, otra cosa es que se pueda hacer cuando veamos las características de los jugadores que tenemos. Lo más importante es sacarles el máximo rendimiento de una manera o de otra.

 

P.:  Es consciente de que este año al Valladolid solo le vale al ascenso.

 

G.G.: Para mí el objetivo es entrenar mañana por la mañana, los objetivos tienen que ser a corto plazo. Primero hacer un equipo que no tenemos, después competir bien las primeras jornadas, entrenar bien mañana, hacer una buena pretemporada... Esos son los objetivos ahora mismo. Uno de aquí a doce meses todavía no tiene sentido, aunque soy consciente de las exigencias del Real Valladolid y por lo que me han traído aquí, pero no voy a vender humo. Primero tenemos que trabajar duro y luego ya iremos cumpliendo pequeños objetivos para después ir a por uno grande. Semana a semana.

 

P.: ¿Y por qué cree que ha confiado el Real Valladolid en usted a pesar de su corta experiencia como entrenador?

 

G.G.: Eso habría que preguntárselo a los responsables. Ellos sabrán. Yo estoy agradecido de estar aquí y cómodo, intentaré hacerlo lo mejor posible.

 

P.: Por enfocarlo de otra manera. ¿Se ve capacitado para el reto?

 

G.G.: Sí.

 

P.:  Pasando a un plano más personal. Defínase en tres palabras.

 

G.G.: Buf... (Ríe). Pregúntale a los demás. Es un poco raro definirse a uno mismo.

 

P.: Complete la frase. Cuando no estoy entrenando, en mis tiempos libres...

 

G.G.: Estoy con mi familia. También me gusta mucho leer cuando tengo tiempo libre, que es poco porque al final el fútbol te exprime todo el día, pero es lo que más me gusta. Leo de todo, novelas, temas de coaching... Últimamente libros en inglés...

 

P.: Por poner nombres y apellidos, ¿cuál ha sido el último que leyó?

 

G.G.: ‘Once anillos’, de Phil Jackson.

 

P.: ¿Y ya está asentado en Valladolid? Se ha venido a Valladolid sin su familia.

 

G.G.: La adaptación va bien, aunque esté solo. Lo peor es estar sin familia, pero la verdad es que va todo muy bien. La gente es simpática y me han recibido muy bien tanto la gente del club como la de fuera. Me ha sido muy fácil estas primeras semanas.

 

P.: Precisamente en su presentación aseguró que tenía otras ofertas más cerca de casa. ¿Por qué Valladolid?

 

G.G.: Primero me convencieron las personas con las que hablé, que es lo primero por delante del resto, lo que te transmiten. Luego que vienes a un club histórico que ha estado cuarenta años en Primera División, de una gran ciudad. Para mí es un reto, una nueva aventura, e intentare poner los medios para que todo salga lo mejor posible.

 

P.: Por último, un mensaje para el aficionado incrédulo.

 

G.G.: (Ríe). Buf, yo soy muy optimista, con eso debería quedarse un aficionado. Creo que podemos hacer un buen año y que las cosas pueden salir muy bien, necesitamos paciencia y estar todos unidos. El club, jugadores y afición, con ello podemos hacer que las cosas marchen bien.

 

El técnico posa en el que ya es su nuevo banquillo. A.MINGUEZA