García Viejo, uno de los 26 misioneros españoles que trabajan en los cuatro países afectados

El religioso de la Orden de los Hermanos de San Juan de Dios, Manuel García Viejo, es uno de los 26 misioneros españoles que realizan su labor de evangelización y ayuda a los más necesitados en los cuatro países a los que se ha extendido el contagio por Ébola: Liberia, Sierra Leona Guinea y Nigeria. En todo el continente africano viven 1.600 misioneros españoles.

El director nacional de Obras Misionales Pontificias (OMP), Anastasio Gil García, ha precisado a Europa Press que de esos 26 misioneros, una docena vive en Sierra Leona, donde trabajaba desde hace doce años el hermano García Viejo como director médico del Hospital San Juan de Dios, en Lunsar.

Gil ha alertado de que los misioneros son "las personas más próximas al riesgo inmediato de contagio" pues, a pesar de las cautelas que se están poniendo, ellos están "próximos a las gentes de esos países que se sienten queridas y amparadas por los misioneros". En todo caso, ha apuntado que los riesgos de muerte suelen ser provocados más que por contagios, por accidentes de tráfico o climatológicos.

Otro problema, según ha advertido, es que estas cautelas "están paralizando la labor apostólica y humanitaria que ellos realizan de manera ordinaria" pues se les recomienda no trasladarse. En cualquier caso, Gil ha asegurado que los misioneros "permanecen asumiendo la causa y el destino propio de su misión".

El director de OMP en España ha apuntado que los misioneros gozan de "una extraordinaria salud", con una esperanza de vida "equiparable a la de España". De hecho, ha precisado que la media de edad de los misioneros en todo el mundo, incluidos los 1.600 españoles que dan su vida por los demás en África, es de unos 70 años.

En cuanto al resto de los españoles que aguantan en Liberia, Sierra Lona, Guinea y Nigeria, Gil ha precisado que están en contacto con la mayoría y que hasta la fecha todos estaban bien. Sobre la situación de García Viejo, afirma que están más tranquilos sabiendo que está cuidado en el Hospital Carlos III de Madrid.

Concretamente, de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, solo había un español en Sierra Leona, que es Manuel García Viejo. En toda la provincia africana trabajan un total de 82 religiosos de la Orden de diferentes nacionalidades --entre profesos solemnes, profesos temporales y novicios--. En todo el mundo, hay 267 hermanos de San Juan de Dios españoles. La edad media de los hermanos de la Orden es de 58 años, según las estadísticas publicadas por la Orden.

El hermano Manuel García Viejo iba a viajar próximamente a España para realizarse unas pruebas médicas y ver a su familia pero, a diferencia del sacerdote Miguel Pajares, que murió el pasado mes de agosto a causa del Ébola, García Viejo solo iba a trasladarse a su ciudad natal, León, por unos días para después regresar.

García Viejo ha pasado 32 de sus 69 años en África. Hasta su repatriación a España este domingo, los Hermanos de San Juan de Dios han permanecido "todos los días" en contacto con él para conocer su voluntad y proceder a lo que el hermano decidió, según han asegurado a Europa Press desde la Orden.