García Tejerina dice en Peñafiel que "ni de eslóganes ni de catálogos se gobierna, ni se come"

Las del domingo son "las Elecciones más importantes" porque España se juega "cuestiones impensables en el Siglo XXI".

La ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en funciones y candidata al Congreso de los Diputados por Madrid, Isabel García Tejerina, ha advertido este lunes, en un acto de campaña celebrado en la localidad vallisoletana de Peñafiel, de que "ni de eslóganes ni de catálogos se gobierna, ni mucho menos se come", pues ha defendido que tanto en la gestión en Madrid como en la negociación en Bruselas es muy necesaria la experiencia.

 

García Tejerina ha cerrado el acto principal de campaña del PP de Valladolid, celebrado en el hotel Convento Las Claras de Peñafiel ante un auditorio de más de un centenar de representantes políticos, militantes y ciudadanos, en el que también ha intervenido el presidente del PP de Castilla y León y de la Junta, Juan Vicente Herrera, el cabeza de lista 'popular' al Congreso por la provincia, Tomás Burgos, el presidente del PP de Valladolid, Ramiro Ruiz Medrano, el presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero, y el alcalde de Peñafiel, Roberto Díez.

 

La miembro del Ejecutivo en funciones ha empleado buena parte de su discurso en defender el trabajo realizado por el Gobierno de Mariano Rajoy en favor del campo y de los agricultores y ganaderos y ha advertido en varias ocasiones de afirmaciones recogidas por los medios de comunicación de representantes y candidatos de Podemos que abogan por "nacionalizar el campo español".

 

La ministra ha insistido, en su provincia de nacimiento, en que "ni de eslóganes ni de catálogos se gobierna, ni mucho menos se come", pues considera que a la gestión de un Gobierno "hay que venir aprendidos", al tiempo que ha dado por sentado que los agricultores de Castilla y León "no querrían que alguien fuera a Bruselas a experimentar, a aprender sobre la marcha cómo es eso de las ayudas de la PAC", lo que implicaría, en su opinión, "jugar con el pan de los agricultores".

 

Frente a esa inexperiencia, García Tejerina ha recalcado que el PP ha demostrado que, además de ser el "partido del empleo", es también el partido del campo español, ya que así se ha "vivido" con los exministros 'populares' Loyola de Palacio y Miguel Arias Cañete, y ha enfatizado que "lo mejor que le ha pasado a la agricultura de Castilla y León" es haber tenido al PP "defendiendo sus intereses en Bruselas", de modo que "lo mejor que le puede pasar" en el futuro es volver a tener a los 'populares' al frente de las políticas agrícolas.

 

A este respecto, ha recordado que al próximo Gobierno de España le "tocará" negociar y defender de nuevo los intereses del campo español y de Castilla y León en Bruselas y se van a "jugar mucho" por lo que ha insistido en la importancia de la experiencia, al apostillar que sin ella "lo único que se hace es el ridículo, en ocasiones nos ha pasado". Por todo ello, ha defendido la decisión de Mariano Rajoy y del PP de recuperar en 2012 el Ministerio de Agricultura y la posición de acudir a Bruselas a negociar una Política Agrícola Común "más allá de 2013".

 

EL FUTURO DE LAS DIPUTACIONES

 

En esta línea ha recordado que aunque el Partido Popular podía haber "compartido" muchas de las 200 medidas del acuerdo que alcanzaron el PSOE y Ciudadanos para el apoyo a la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, pero lo que seguro que no respaldaban era la supresión de las diputaciones, algo que en su opinión, sólo pudo acordar "alguien desde la ignorancia o desde el no saber o no conocer a la gente del campo".

 

Así, ha ironizado, "a mucha gente le vendría bien" saber "qué es un tractor, qué es una cosechadora y hacia donde hay que mirar al cielo cuando viene tormenta", algo que los 'populares' entienden que ya saben porque son el partido más cercano al campo.

 

En la semana final de la campaña electoral para las Elecciones Generales del 26 de junio, García Tejerina ha recalcado que España se juega "mucho, tanto o más que nunca", e incluso "cuestiones impensables en el siglo XXI", pues enfrente hay partidos que "no creen en el sistema que se ha construido", con "muchísimo trabajo de los españoles". Por ello, cree necesaria también la "unidad de voto del PP", pues "hasta el último" de los sufragios será "imprescindible".

 

En aspectos más económicos, la ministra en funciones ha comparado la economía con una bicicleta que se para "si dejas de pedalear", lo que entiende que podría pasar si llega al gobierno "el populismo", lo que supondría "volver a la España de Zapatero, a la casilla de salida o incluso más atrás".

 

Así, ha explicado que en la política española entiende que ha habido "dos referentes", en relación al PP y al PSOE, que mientras uno "siempre acaba igual, con incremento del gasto y más paro", otro, "siempre trae crecimiento económico y empleo".

 

UNIDOS PODEMOS, "EL REFERENTE DE LA IZQUIERDA"

 

Sin embargo, ha advertido de que ahora "el referente de la izquierda" es "un partido de corte populista y comunista", que defiende una política que en la historia contemporánea "basta con mirar a socios comunitarios como Grecia" para observar el resultado. "Siempre aseguran dos cosas, pobreza y falta de libertad, que es lo que gobiernos totalitarios nos pueden traer", ha enfatizado.

 

De hecho, ha apuntado que los partidos que forman parte de la coalición de Unidos Podemos han estado ya en gobiernos desde hace un año, durante los cuales "se han dedicado a colocar a primos y parientes, subir impuestos, imponer la ideología y recortar libertades".

 

En este punto, ha puesto la mirada en la circunscripción por la que se presenta como candidata y ha aseverado que "por primera vez" la ciudad de Madrid tiene menos empleos que el resto de la Comunidad, algo que ha achacado al rechazo del Gobierno municipal a inversiones "que van en beneficio de los madrileños" y que permitirían crear según sus datos 160.000 empleos.

 

Y aunque ha apuntado que al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, "hoy le toca ser socialdemócrata" y "se aleja del comunismo", García Tejerina se ha preguntado "por qué es mejor para España que para Grecia" las recetas que "ofrecen" en la campaña electoral. "No creo que los españoles quieran un país en el cual Arnaldo Otegi sea considerado un hombre de paz, o donde Cataluña tenga su referéndum de autodeterminación", ha reflexionado.

 

Esa España sería la del "blanco y negro" frente al "color" que representaría el Gobierno del Partido Popular, ya que considera que en 2011 "faltaba esperanza", pero en la España de 2016 "hay razones para ella y para ir un paso más allá", de modo que ha apostado por "ambicionar" y decir que "el PP es capaz de llevar a España a lo más alto". En conclusión, se ha mostrado "orgullosa" de los principios y creencias del PP pese a los errores que han podido cometer y que ha ligado al "trabajo infinito" que han realizado.

 

García Tejerina ha recordado que el presidente Rajoy afrontó una época "muy difícil" hace cuatro años y "confió en España, se puso a trabajar" y ahora gracias a ello se puede decir que "hay un millón y medio más de empleos, más pensiones y más dinero para becas". Pero ha recalcado que el PP no se va a quedar con eso, sino que sigue comprometido para trabajar "para aquellos a los que aún les falta el trabajo" y para que "al menos" se puedan crear otros dos millones de puestos de trabajo antes de finalizar 2019.