Garbiñe Muguruza alcanza la final de Wimbledon a sus 21 años

Garbiñe Muguruza

Garbiñe Muguruza jugará la gran final de Wimbledon tras ganar en tres sets a Agnieszka Radwanska por 6-2, 3-6 y 6-3.

Sin palabras se quedó Garbiñe Muguruza nada más finalizar el partido. Histórico para ella, histórico para el tenis español que hacia dos décadas no colocaba una tenista española (es hispano-venezolana) en la final del Grand Slam londinense.

 

En su tercera participación en Wimbledon, la joven jugadora de 21 años ha alcanzado un logro que el tenis femenino español no alcanzaba desde hace tres lustros: disputar una final de 'Grand Slam'. En el Roland Garros de 2000, la nueva capitana de Copa Davis, Conchita Martínez, sucumbió en la final ante Mary Pierce (6-2, 7-5).

 

Plena de agresividad hasta acumular 39 golpes ganadores, la de Caracas salió como un ciclón a la pista central del All England Tennis Club y arrolló a Radwanska, que soñaba con alcanzar su segunda final en Londres tras perder la de 2012. Así, en menos de una hora ya se había embolsado el primer set y dominaba por 3-1 el segundo, pero la clasificación no fue tan fácil como presagiaba dicho resultado.

 

Con todo a favor, se puso "realmente nerviosa", tal y como reconoció posteriormente, y empezó a encadenar errores ante una jugadora experta en exprimir la debilidad de su rival. El 'agujero negro' en el que ingresó Muguruza duró seis juegos, los que se apuntó Radwanska de forma consecutiva para igualar el duelo y abrir el tercer set con un 'break', mostrando lo mejor de juego.

 

La española reaccionó justo a tiempo, devolviéndole la rotura de servicio (1-1), y durante tres juegos ambas conservaron con solvencia su saque, conscientes de que un desliz a esas alturas de partido podía resultar fatal. Fue entonces cuando Muguruza recuperó la agresividad del set inicial para sumar su quinto 'break' y dejar más que encarrilado su pase a la final (5-2).

 

Sin embargo, aún tuvo que superar un último obstáculo en el juego final, cuando Radwanska se revolvió y dispuso de dos puntos de rotura que hubieran equilibrado el partido. Pese a sus 21 años, Muguruza mostró templanza para resolver la situación y sellar el mayor éxito de su aún corta carrera.

 

El próximo sábado, 21 años después de que Conchita venciera en Wimbledon y 17 después de que Arancha Sánchez-Vicario ganará su último 'grande' en París, Muguruza también tendrá la oportunidad de inscribir su nombre en la historia del tenis femenino.

Noticias relacionadas